El gas impulsó el alto nivel de fracturas en Vaca Muerta

Durante agosto se realizaron 1006 punciones en los yacimientos. El 40% se direccionó a la ventana del gas. En pocos días se superará el récord absoluto de la formación.





El impulso que el plan de incentivos a la producción de gas, el Plan Gas Ar, o Plan Gas 4, no solo se siente en los mayores volúmenes obtenidos en Vaca Muerta, sino también en la mayor cantidad de etapas de fractura que mes a mes se realizan para poner en producción los nuevos pozos.

Así se desprende del último informe del segmento que elabora el country manager de la firma NCS Multistage, Luciano Fucello, que marcó que el mes pasado cerró con un nivel de 1006 etapas realizadas, la segunda marca más alta en los once años de actividad en la formación no convencional.

De acuerdo con el relevamiento realizado por Fucello, durante agosto el 40% de las etapas de fractura realizadas se concentraron sobre yacimientos productores de gas, desarrollos que se reactivaron entre fines del año pasado y principios de año a partir de la puesta en vigencia del programa de subsidios que garantiza a las operadoras un precio promedio de 3,50 dólares por millón de BTU.

Este peso del segmento del gas en el total de la actividad de fracturas no se veía desde hace tiempo en Vaca Muerta, y de hecho a lo largo de este año ha ido incrementándose.

Puntualmente, el mes pasado de las 1006 etapas realizadas, 414 se realizaron sobre pozos productores de gas, en su mayoría en desarrollos de la petrolera de bandera YPF como son Rincón del Mangrullo y Aguada la Arena, pero también se vieron en otras empresas como Tecpetrol con sus pozos en Fortín de Piedra y Pan American Energy (PAE) en su desarrollo del bloque Coirón Amargo Sur Este (CASE).

Esta mayor actividad del segmento del gas se sumó al buen momento que sigue atravesando el sector del petróleo a raíz tanto de la mejora de la demanda interna de combustibles como por el alto precio internacional que mantiene abierta la veta exportadora.

En este sector de la producción de petróleo se enmarcaron las etapas de fractura que realizaron empresas como Shell y Vista Oil&Gas.

De acuerdo con el informe de Fucello, durante agosto YPF fue la empresa más activa, al realizar un total de 515 etapas de fractura, es decir más de la mitad de la actividad del mes.

En números

414
de las punciones de agosto realizaron en pozos productores de gas.

La siguió la firma de Miguel Galuccio, Vista Oil&Gas, que sumó 157 punciones. Pan American Energy (PAE) que realizó 149 y fue la tercera empresa más activa. La compañía del Grupo Techint, Tecpetrol, realizó durante el mes 142 etapas de fractura, y completó el escenario Shell con un total de 43 punciones en sus pozos.

Luego de un 2020 para el olvido, en el que la pandemia y la estricta cuarentena obligatoria desplomaron a la industria hidrocarburífera que apenas sumó 3.276 etapas de fractura en Vaca Muerta, a agosto de este año el nivel de trabajos en la formación está ya cerca de superar la marca del 2019, el mejor año en la corta historia de Vaca Muerta.

En ese año, los diversos yacimientos sumaron un total de 6.405 etapas de fractura, un nivel que se estima será superado en pocos días más ya que al 31 de agosto se han realizado 6.312 etapas de fractura.

El dato

6.312
son las etapas que se realizaron en los primeros ocho meses del año, muy cerca del récord del 2019.

La contabilidad de este tipo de trabajos, que se hacen con equipos de presión que inyectan agua y arena para generar canales dentro de los pozos por los que pueden fluir el gas y el petróleo, es una métrica que grafica con claridad el nivel de actividad general de Vaca Muerta, en donde los pozos pueden guardar enormes diferencias de extensión.

De estas 6.312 etapas realizadas en los ocho primeros meses del año, YPF es nuevamente la firma que concentra el grueso de los trabajos con 3.054 de esas punciones, un nivel que incluso supera al registrado por la operadora en todo el 2019 y que es la marca más alta en la historia de la compañía en Vaca Muerta.

Esto se debe en buena medida al cambio en la forma de realizar los pozos, ya que si bien YPF realizó una enorme cantidad de pozos entre 2014 y 2015, en el inicio del desarrollo de Loma Campana y El Orejano, esos pozos eran verticales y tenían contadas etapas de fractura en su extensión.

El cambio, primero a los pozos horizontales, y luego a los pozos extra largos, hizo que cada vez las perforaciones cuenten con más punciones, llegando en muchos casos a superar las 60 en un solo pozo.

A futuro

Buena parte del salto en la actividad que se vio este año en Vaca Muerta tiene que ver con un fenómeno que comenzó a gestarse en 2019, que son los pozos perforados pero no conectados (DUCs por su sigla en inglés).

Se trata de pozos que, por diversas razones las operadoras fueron realizando pero no terminaron y que en este año sirvieron como un importante trampolín para las firmas para poner rápidamente en producción un nuevo pozo, invirtiendo solo la parte correspondiente a la completación que es en gran medida la fractura.

Si bien en 2019 se llegó a contabilizar 169 pozos DUCs, el fuelle se ha ido consumiendo ante una mayor velocidad de fractura que de perforación, planteando el interrogante entre varios actores de la industria sobre si las etapas de fractura caerán fuertemente una vez que ese colchón extra se termine, una situación que hoy está a la vuelta de la esquina.


Comentarios


Seguí Leyendo

El gas impulsó el alto nivel de fracturas en Vaca Muerta