El gobierno cruzó a la oposición por el uso del veto

Fernández: "No se puede amenazar a la presidenta". "Vamos a tener dos años de cáustica pura", dijo.



#

Aníbal Fernández aseguró que las amenazas con "movilizaciones" no son algo saludable para la Nación.

BUENOS AIRES (DyN).- El gobierno nacional salió ayer a cruzar a los opositores que advirtieron sobre “posibles protestas” callejeras si la presidenta, Cristina Fernández, aplica en forma sistemática el recurso del veto contra iniciativas parlamentarias que no vayan en sintonía con los deseos gubernamentales.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, fue contundente: “No se puede amenazar a la presidenta, no es saludable para la Nación, esto es de pésima factura y uno quiere creer que esto es sólo un gesto de calentura, que en algún momento van a reflexionar y van a retirar estas expresiones”.

De esa manera, a través de declaraciones a radio Belgrano, Fernández replicó a quienes como los diputados del peronismo opositor, como Francisco De Narváez y Felipe Solá, y el senador del radicalismo, Ernesto Sanz, vaticinaron que se “van a producir protestas populares seguro” si la presidenta decide vetar las leyes que sancione la oposición. Mientras,

De Narváez llegó a advertir sobre la posibilidad de impulsar el juicio político contra la presidenta y su esposo, el diputado electo Néstor Kirchner, por presuntos hechos de corrupción. Por su parte, Aníbal Fernández insistió en señalar que la del pasado jueves “fue una mayoría circunstancial” y explicó que, la postura del gobierno para el próximo período legislativo, en el que no tendrá mayoría automática como ocurrió en los últimos seis años, será “analizar proyecto por proyecto” y “buscar consensos”. “Vamos a tener dos años de casuística pura, donde vamos a tener que mirar proyecto por proyecto”, admitió y remarcó que “los proyectos van a tener un determinado tinte, van a tener que pasar por el cedazo de la ideología”. Pero, aclaró que el Ejecutivo “va a mirar con cuidado cada proyecto” antes de promulgarlo o vetarlo, y de esa manera intentó bajar el tono a la polémica desatada con la oposición, a raíz de declaraciones formuladas por el jefe del bloque de diputados kirchneristas, Agustín Rossi, sobre un uso sistemático del veto presidencial. “Estamos en una situación donde todos tenemos que apostar a eso, se ha dado mucha manija al tema del veto, pero yo no lo pronuncié”, apuntó, aunque recordó que “la Constitución prevé un artículo específico para la constitución de las leyes” que le otorga a la presidenta la potestad de vetar las normas que sancione el Congreso.

En otro orden de cosas, el funcionario dijo que al gobierno “nada tiene que preocupar” la creación de la comisión investigadora de casos de corrupción, impulsada por la oposición en Diputados, y recordó que “El PEN ha tenido una acción inmediata de separar a aquellos que han tenido algo que ver en estas circunstancias”, aseveró.


Comentarios


El gobierno cruzó a la oposición por el uso del veto