Bariloche prepara un plan para reactivar la economía tras la cuarentena

Desde el Ejecutivo convocaron a representantes de varios sectores para que acerquen propuestas. El objetivo es definir las primeras medidas en 15 días. Urge, por ejemplo, generar ingresos para cubrir salarios.



El secretario de Ambiente y Desarrollo Urbano, Pablo Bullaude, dijo que están en plena etapa de recepción de propuestas. (Foto archivo)

El secretario de Ambiente y Desarrollo Urbano, Pablo Bullaude, dijo que están en plena etapa de recepción de propuestas. (Foto archivo)

El gobierno municipal sigue con atención los perjuicios que genera la cuarentena obligatoria en la economía local y ya tiene en plena elaboración un plan para enfrentar la crisis de las microempresas de la ciudad y atender en especial los graves problemas de empleo que comenzó a generar la crisis.

La primera decisión fue convocar a un rango amplio de actores de la economía local, empresarios, organizaciones sociales, referentes de la universidad y otros sectores, para que aporten ideas concretas y realizables.

La coordinación está a cargo del secretario de Ambiente y Desarrollo Urbano, Pablo Bullaude, quien dijo este sábado que están en plena etapa de recepción de propuestas, para iniciar de inmediato la selección y el ordenamiento de prioridades.

No quiso adelantar ningún detalle y tampoco dio ejemplos. Solo dijo que las primeras medidas se harán públicas en no más de 15 días. La idea es no perder tiempo y generar alternativas de reactivación apenas se relajen las medidas que mantienen paralizada a buena parte de la actividad económica.

“El impacto es muy grande y tenemos que ser muy creativos” dijo Bullaude. Refirió que el desafío para la ciudad es más difícil que para otras por su dependencia del turismo, que va a tardar más en recuperarse. El municipio, aseguró, tiene la mira puesta en atenuar el impacto sobre el empleo.

Consultado sobre el costo fiscal de las medidas, Bullaude se abstuvo de brindar precisiones pero dijo que no todos los proyectos que barajan implican desembolsos por parte del Estado.

A diario a la municipalidad llegan mecánicos, artesanos, microproductores y cuentapropistas de diversos rubros que piden excepciones para poder trabajar. Se preguntan, por ejemplo, por qué están habilitados los aserraderos o los corralones de materiales pero no los talleres mecánicos.

Bullaude refirió que “todo el mundo quiere trabajar” pero la decisión de salir de la situación actual no depende del municipio, sino del gobierno nacional. Observó que hay empresarios y pequeños comerciantes “desesperados” por la falta de ingresos, la necesidad de cubrir sueldos y “la imposibilidad de despedir”.

Según explicó el funcionario, el municipio intenta trabajar desde ahora “para cuando salgamos del aislamiento” con un planificación que permita atender las demandas de la economía, la producción y el empleo.

Dijo que convocaron a especialistas de muy distintos ámbitos “con la idea de que comprometan algo más que la opinión”. Por eso luego de la primera selección de proyectos les propondrán integrarse en “pequeños equipos” por áreas para desarrollarlos.

Según Bullaude, habrá algunas medidas para lo inmediato y otras para el mediano plazo. Aseguró que “en 15 días “ya habrá algunas listas para implementar”.


Comentarios


Bariloche prepara un plan para reactivar la economía tras la cuarentena