El gobierno neuquino vuelve a comprar vehículos

No lo hacía desde el ´99, cuando Sobisch remató la flota.

NEUQUÉN (AN).- Con 50 vehículos cero kilómetro destinados a distintas dependencias, el gobierno provincial inició un proceso de equipamiento de la flota de vehículos del Estado que continuará en el 2009. Pasaron nueve años desde que se remataron todos los autos de la provincia y se inició el sistema de alquileres.

Ayer se entregó medio centenar de un total de 54 vehículos en una primera etapa: 26 camionetas doble tracción y 13 tracción simple que se repartieron entre comisiones de fomento del norte y la policía provincial; tres ambulancias para los hospitales de Zapala, Cutral Co y Neuquén (Castro Rendón), 5 camionetas Ford F-100 doble tracción -de mayor porte que las 26 que utilizarán la Policía y las comisiones de fomento-, un furgón y dos autos.

El secretario de Estado de la Gestión Pública y Contrataciones, Rodolfo Laffitte, informó durante la entrega de los vehículos, que se realizó minutos antes de la presentación del plan provincial de turismo, que se trata de una primera etapa y que para el 2009 está previsto incrementar la cantidad de vehículos oficiales a partir de la compra de las unidades y no por contratos de alquiler, principalmente para Educación y Salud. No sólo el Poder Ejecutivo decidió comenzar a comprar los automóviles que en los últimos años alquiló. A mitad de año, la Legislatura adquirió seis camionetas doble tracción por alrededor de 650.000 pesos.

Según explicó Laffitte, las unidades entregadas ayer fueron compradas en bloque, por licitación, lo que permitió bajar los costos. Pero no fue Laffitte quien detalló los costos sino el gobernador Jorge Sapag, que informó que la operación fue por 6.500.000 de pesos.

El funcionario anticipó que el fondo fiduciario que se constituirá con los recursos provenientes de las prórrogas de los contratos petroleros tendrá en cuenta la adquisición de más vehículos que se asignarán principalmente a Educación.

En 1999, luego de asumir su segunda gestión, el ex gobernador Jorge Sobisch inició un proceso de liquidación de los vehículos de la provincia. Fueron cerca de 600, entre autos y camionetas, que se subastaron a través del Banco Provincia de Neuquén (BPN). La decisión de desprenderse de los autos de la provincia fue promocionada aludiendo a una reducción de gastos en repuestos por 8.000.000 de pesos-dólares. Lo que no se informó en ese momento fue que el alquiler de vehículos para suplir la falta de unidades propias se convertiría en un negocio que, descentralizado en decenas de dependencias estatales, sobrepasaría ampliamente el supuesto ahorro.

En la anterior gestión, la excepción fue la compra de los autos destinados a la policía provincial dentro del combo de compras directas -sin licitación- que significó el Plan Integral de Seguridad del ex ministro Luis Manganaro.


Comentarios


El gobierno neuquino vuelve a comprar vehículos