Escapadas de Semana Santa: el laberinto de El Hoyo, el más grande de Sudamérica, a 15 km de El Bolsón

La historia: nació como algo personal, pero cuando sacaron un enorme pinar quedó a la vista y los visitantes pedían ingresar antes de que lo abrieran. Hoy vive su octava temporada con 8.400 m2 entre cipreses para buscar las salidas en un parque de 9 hectáreas de cara a la cordillera y el valle de la Comarca Andina.

Está abierto de diciembre hasta Semana Santa y en vacaciones de invierno. Foto: Mariano Sylvester

Está abierto de diciembre hasta Semana Santa y en vacaciones de invierno. Foto: Mariano Sylvester

"Plantarlo fue un delirio” dice Doris Romera entre risas al rememorar aquella idea que compartió con su esposo cuando se conocieron. Pasaron 25 años del inicio de la forestación para trazar un detallado laberinto de cipreses de 8.400 metros cuadrados que hoy es un deleite para los turistas que llegan a El Hoyo, a unos 15 kilómetros de El Bolsón. 

En busca de las salidas. Foto: Alfredo Leiva

El emplazamiento del Laberinto Patagonia es único, con un predio de 9 hectáreas de parque, en una colina, que ofrecen una vista panorámica de 360° de la cordillera y el valle de la Comarca Andina.  

Para llegar hasta hoy, la octava temporada abierta al turismo, el laberinto pasó por un largo proceso. Tras la plantación de los cipreses de variedad macro carpa y arizónica, que comenzó en 1996, Doris y su esposo, Claudio Levy, debieron esperar 12 años hasta que empezó a tomar forma y llegó más adelante el tamaño ideal para formar el laberinto de 2 metros de altura y pulir los detalles del diseño que respeta “leyes de la geometría sagrada”. 

Maravilla: el laberinto, el valle, la cordillera. Foto: Mariano Sylvester

“El sueño empezó hace muchos años, cuando nos conocimos con mi esposo fue la primera charla que tuvimos. Me pareció muy loco, él era un enamorado de los laberintos y al año siguiente ya estábamos viviendo juntos y compartiendo este sueño y objetivo”, recordó Doris, que junto a su familia y un equipo leal, mantienen todo el año la estética del laberinto que abre al público desde diciembre hasta Semana Santa y en las vacaciones de invierno. 

$ 450

es el costo de la entrada al laberinto para adultos y $350 menores de 12 años. Los niños hasta los 7 años no pagan. 50% de descuento tienen los turistas provenientes del Corredor de los lagos (de Corcovado hasta El Manso).

El proyecto tuvo un minucioso trabajo de limpiar el terreno, realizar el dibujo y cuadricular el diseño en una escala de un centímetro por 3,3 metros y después “fue como la batalla naval” plantando un árbol cada un metro. La altura, el ancho de los caminos y el cerco que no genere conos de sombra prolongados, fueron parte del detalle con el que Doris y Claudio gestaron el laberinto. 

El laberinto se inauguró en la temporada 2013-2014. Foto: Alfredo Leiva

Según recuerda Doris “nunca lo plantamos con un objetivo turístico, era un proyecto personal” pero cuando debieron sacar un enorme pinar afectado por una peste, que lo rodeaba y resguardaba, el laberinto quedó a la vista de la gente que transitaba por la zona y cada día tenían personas que pedían permiso para entrar a recorrerlo.  

“El laberinto es una alegoría de la vida cuando uno anda perdido y encuentra el camino con lugares increíbles. Queremos que la gente se vaya feliz”.

Doris Romera.

Así comenzó la nueva etapa de transformar al laberinto en un emprendimiento turístico de El Hoyo. Finalmente, en 2012, Doris y Claudio se radicaron de manera permanente en la chacra junto al laberinto, donde tienen frutales, y en la temporada de verano 2013-2014 abrieron al público

Panorámicas desde el predio de nueve hectáreas con vistas a las montañas y el valle. Foto: Alfredo Leiva

Hoy los visitantes pasan varias horas en el predio, no solo divirtiéndose entre los caminos internos para buscar la salida, sino también disfrutando del extenso y prolijo parque al que le sumaron otras propuestas con una confitería dedicada a la repostería con frutos de la zona, un kiosco con merchandising y productos regionales, y un puesto de helados y licuados frescos. 

Sumaron una confitería dedicada a la repostería con productos de la zona. Foto: Alfredo Leiva

“Buscamos tener un producto de excelencia con público variado, de todas las edades y estratos sociales”, señaló Doris desde este espacio que recibe unos 20.000 turistas por temporada. 


Uno de los siete de Argentina

El laberinto de El Hoyo es uno de los siete que hay en Argentina y el más grande de Sudamérica con 2.100 especies y la particularidad de recorrer los caminos y encontrar espacios abiertos de descanso. 

Frutales. En la chacra vecina al laberinto. Foto: Alfredo Leiva

El paisaje que ofrece es de una vista de 360° que abarca los cerros Pirque y Plataforma, además del valle de la Comarca Andina. 

Los otros laberintos en el país están en las provincias de Mendoza, Misiones, Córdoba y Buenos Aires. 


Cómo llegar:

Desde la ruta nacional 40, en El Hoyo, se abre un camino a la derecha que conduce al desemboque del río Epuyén. Está bien señalizado y son 3,700 metros de distancia del centro del poblado. Abre todos los días de verano desde las 10:30 hasta que oscurece. 


Atracciones cercanas

Si llegaste hasta el laberinto, también podés visitar otros lugares de ensueño en El Hoyo.

Puerto Patriada es una de las playas más lindas del lago Epuyén, a unos 13 kilómetros del centro de la localidad. Para llegar se atraviesa un camino de ripio (en dirección opuesta al laberinto) colmado de bosque y naturaleza, pero también se transita por chacras dedicadas a la cosecha de fruta fina. En la costa del lago hay sectores con arena, aguas transparentes y calmas, ideal para navegar en kayak.

A remar en el lago Epuyén. Foto: Puerto Patriada Kayak.

Algunos pobladores ofrecen servicios de gastronomía, sanitarios y hay campings y cabañas.

También se puede caminar por un sendero de dificultad baja en un bosque de cipreses, coihues y radales para descubrir la Catarata del arroyo Corbata, un salto de agua de 85 metros de altura.

Otro plan para disfrutar al máximo la zona es llegar hasta el desemboque del río Epuyén en el lago Puelo, a unos 15 kilómetros del centro. Para acceder se debe pasar por el Parque Raúl Solari.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Escapadas de Semana Santa: el laberinto de El Hoyo, el más grande de Sudamérica, a 15 km de El Bolsón