El lenguaje corporal a la hora de buscar trabajo



#

La posición del cuerpo habla por si sola.

Llega el entrevistador y te transpiran las manos. No sabés dónde meterlas. ¿En los bolsillos? No. ¿En la cintura, en jarras? Tampoco. Hay que pensar que en una entrevista de trabajo todo cuenta. Desde la habilidad para hacer contacto visual hasta el color del traje y sobre todo, la forma en la que se mueven las manos. Aquí un listado de las mejores y peores posiciones para colocar las manos según de expertos en lenguaje no verbal.

• Al poner las palmas de las manos hacia arriba das énfasis a lo que dices. Culturalmente se asocia a una mayor sinceridad, honestidad y sumisión.

• Juntar los dedos, especialmente unir las puntas, sirve para dar énfasis a las palabras. Es una fórmula muy usada por políticos y empresarios en sus discursos.

• Poner las palmas hacia abajo es un signo de dominación y agresividad. Algo nada aconsejable en una entrevista donde lo importante es mostrar sumisión y respeto.

• Cuando pones las manos en las caderas o bolsillos parece que tienes algo que esconder. Se desaconsejan esta posición.

• Golpear los dedos sobre la mesa indica impaciencia y no es bueno transmitírselo a tu futuro empleador.

• Evitar cruzarse de brazos, ya que muestra una actitud defensiva.


Comentarios


El lenguaje corporal a la hora de buscar trabajo