El macrismo apuesta todo al 2009

Pinedo cree que se juega la continuidad o el fin del kirchnerismo Dijo que buscarán alcanzar "los acuerdos más amplios posibles"



BUENOS AIRES (ABA).-El estratega político del macrismo, Federico Pinedo, cree que la elección parlamentaria de octubre del 2009 será decisiva: "Se definirá la continuidad de este modelo de arbitrariedad kirchnerista o será el comienzo de la vuelta a las instituciones". "Vamos a poner lo mejor que tengamos y hacer los acuerdos más amplios posibles", agrega Pinedo de cara a la crucial compulsa electoral que se dará dentro de diez meses y que a su entender será clave para advertir que puede pasar en la siguiente disputa, por la presidencia.

En la lupa del mundo político figura un posible acuerdo del macrismo y la Coalición Cívica. "(Elisa) Carrió tuvo un gesto importante de amplitud en el diálogo", rescata Pinedo, dejando atrás las frases que en su momento la ex ARI le dirigió al jefe del Gobierno porteño. Podría haber una lista común a diputados nacionales en la Capital Federal.

En territorio bonaerense, las cosas parecen más claras. "Felipe Solá y Francisco de Narváez son los puntos fuertes, ellos decidirán quién liderará el espacio. Se propuso (De Narváez) una interna abierta, de todos modos el liderazgo no es un objetivo, es un hecho y veremos a quién le toca".

Subraya la buena relación que existe entre el PRO y el vicepresidente Julio Cobos, de quien cree que participará del proceso de reconstrucción del radicalismo. En cambio, considera que el rol de Eduardo Duhalde será el de un hombre "de contacto" pero no dispuesto a reingresar en la política activa. "No lo veo en la línea de la renovación", puntualiza el macrista.

Ayer Pinedo lanzó una corriente de opinión interna de la que participan cuatro diputados (Paula Bertol, Esteban Bullrich, Julián Obiglio y Cristina Gribaudo, el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, y Marcelo Muniagurria (ex vicegobernador de Carlos Reutemann). Responde a su idea en el sentido de que la fuerza de Macri no debe limitarse sólo a gestionar la Ciudad de Buenos Aires (en ello discrepa con el asesor Jaime Durán Barba y con el jefe de gabinete capitalino, Horacio Rodríguez Larreta). "La política es juntar voluntades detrás de objetivos, no se puede tomar vacaciones", asesta.

Tiene la convicción de que el sistema político se encamina a un mecanismo de diálogo ("en los temas en que hay acuerdo") del que sólo se excluye el kirchnerismo. Estamos dispuestos a trabajar con todos los que quieran hacerlo". Cree que en ese conglomerado la suerte del macrismo dependerá de la evaluación que se haga de la gestión metropolitana. "Macri está haciendo un gobierno difícil pero importante, tenemos buenos candidatos".

"Aunque tendría que ser más adelante, en marzo o abril empezará la carrera fuerte", concluye Pinedo puesto ya en la línea de largada.


Comentarios


El macrismo apuesta todo al 2009