El mal clima demora la extinción del incendio



Las malas condiciones climáticas dificultaban ayer a la tarde la extinción del incendio en el rompehielos Almirante Irízar, pese a que un equipo de 30 hombres trabajaba en turnos rotativos para enfriar su sector externo y evitar que se propaguen los focos que persistían en su interior. Cuatro barcos de la Armada trabajaban ayer en cercanías del rompehielos para bajar la temperatura del buque que se incendió el martes último en alta mar, mientras un grupo de peritos aguardaba para evaluar los daños que sufrió la embarcación.

Las condiciones meteorológicas, con vientos de moderados a fuertes y un intenso oleaje, persistían en la zona, lo que dificultaba la actividad del aviso Suboficial Castillo, buque que posee un sistema hidrante que acelerará el proceso de enfriamiento.

Las maniobras de remolque del Irízar a la base naval de Puerto Belgrano continuaban demoradas, además, porque los peritos intentan determinar la flotabilidad del barco. Un vocero de la Armada destacó que el remolque del Irízar a Puerto Belgrano podría tardar varios días, debido a las condiciones climáticas, mientras el capitán Guillermo Tarapow, regresó hoy al rompehielos para trabajar en la evaluación del siniestro.

En tanto, el juez Ricardo Sastre, que investiga las causas que dieron origen al incendio, no descartó que una falla humana haya sido lo originó el fuego, tras haber tomado testimonio a 13 suboficiales que estaban en la guardia del barco. (DyN)


Comentarios


El mal clima demora la extinción del incendio