Mantas petroleras: el pecado de competir con Real Work

Fabricantes y distribuidores que buscan ingresar al negocio que monopoliza la empresa apadrinada por Guillermo Pereyra se ven ninguneados desde el área ambiental neuquina. Advierten absurdas exigencias técnicas. Recurren a la Justicia.




Los diputados del Movimiento Popular Neuquino presentaron ayer un pedido de informes a la Subsecretaría de Ambiente sobre las empresas Real Work y Enviromental Services, encargadas de vender las mantas oleofílicas utilizadas por la industria petrolera.

Este diario había denunciado días atrás que hay unas seis sociedades que aguardan desde hace tiempo incluir sus productos en el mercado, pero que desde el organismo provincial se les exigen requisitos absurdos para que no puedan competir. El negocio de Real Work se le atribuye al sindicalista y senador del MPN, Guillermo Pereyra. Ahora el bloque oficialista pidió saber si ambas firmas cumplieron los requisitos legales para funcionar, si acreditaron el origen orgánico natural del material absorbente utilizado y si han presentado los ensayos ASTM 726-12 y Usepa SW 846 -8015c elaborados por el Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) de la Universidad Nacional de La Plata.

El texto tomará estado parlamentario en la sesión de hoy y tendrá como destino la comisión de Medio Ambiente que preside el oficialista Claudio Domínguez. “Desde los organismos de control ambiental debe buscarse la implementación de tecnologías adecuadas que permitan el desarrollo sustentable en la explotación de los recursos naturales renovables y no renovables a fin de lograr con ello que los potenciales impactos ambientales queden reducidos a su mínima expresión”, fundamentó el proyecto el legislador.

El expediente tomará estado parlamentario en la sesión de hoy y tendrá como destino la comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados.

Datos

El expediente tomará estado parlamentario en la sesión de hoy y tendrá como destino la comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados.

Comentarios


Mantas petroleras: el pecado de competir con Real Work