El MPN y Todos se repartieron el poder en las comisiones legislativas

El partido provincial y el Frente de Todos se quedaron con casi todas las comisiones. Una de ellas fue para Juntos por el Cambio y otra para el monobloque del FRIN.



El Movimiento Popular Neuquino controlará una comisión menos en la nueva Legislatura y le faltarán más votos propios para llegar a los ocho necesarios para despachar o archivar proyectos. El oficialismo logró retener la presidencia de comisiones clave, aunque tuvo que ceder lugares en favor del Frente de Todos, la segunda fuerza en el recinto.

Según la distribución que acordaron el jueves luego de la primera sesión, el partido provincial conducirá seis de las 11 comisiones permanentes y otra la tendrá el FRIN, uno de sus aliados.

El jefe de la bancada, Maximiliano Caparroz, quedó a cargo de Asuntos Constitucionales; Liliana Murisi presidirá la de Presupuesto; Javier Rivero la de DesarrolloHumano; María Fernanda Villone la de Educación; Lorena Abdala la de Medio Ambiente; y María Laura Du Plessis la de Hidrocarburos. A Francisco Rols, cuyo monobloque del FRIN llegó a la Legislatura de la mano del oficialismo, le cedieron la de Asuntos Municipales.

La concesión generó cierto recelo de parte de otras bancadas aliadas al MPN que no fueron incluidos en acuerdos de esa calidad. Tampoco le tocó la presidencia de ninguna comisión a la Democracia Cristiana, la cuarta fuerza con tres diputados propios. “Sabíamos que no teníamos posibilidades, quedamos conformes con la distribución”, evaluó Raúl Muñoz, jefe de la bancada.

Al Frente de Todos le quedaron las presidencias de Producción e Industria, en donde estará Darío Peralta; la de Trabajo con Sergio Fernández Novoa; y la del Parlamento Patagónico con Ayelén Gutiérrez. “En comparación con el período anterior, tenemos más presencia. No podíamos tener menos, ese fue nuestro planteo porque la composición de nuestro bloque es similar a la del oficialismo”, afirmó Fernández Novoa.

Consideró que igualmente “la impronta del MPN sigue siendo muy fuerte en todo” y que encontrará aliados para llegar “a los famosos ocho votos” que se necesitan en comisión para aprobar un despacho y enviar un proyecto al recinto. Actualmente tiene tres diputados propios y cuatro aliados cuyo voto podría no ser incondicional.

El espacio de Siempre que lidera Andrés Peressini ya aclaró en la primera sesión que esperaba “ser consultado” de las decisiones por el oficialismo porque había “acompañado al partido provincial con una buena cantidad de votos”.

A Juntos por el Cambio, que tendrá seis legisladores en esta Legislatura, sólo le quedó la presidencia de la comisión de Derechos Humanos que estará en manos de César Gass.

“Siempre buscamos aspirar a más, pero estas eran las posibilidades. Somos la tercera fuerza, aunque tengamos pocos diputados de diferencia”, evaluó el legislador. De todos modos tomó como “un reconocimiento muy grande” haber quedado al frente de esa comisión pues dijo que su objetivo será “sumar derechos”.

Ponen en duda la continuidad de Mansilla

El bloque de la Democracia Cristiana integrado por tres diputados anticipó que buscará alianzas para reemplazar en la vicepresidencia segunda a Mariano Mansilla, quien fue votado en la sesión del 10 de diciembre para ocupar ese lugar. Su nominación fue propuesta por el bloque del Frente de Todos -en la voz de Teresa Rioseco- y apoyada por Juntos por el Cambio, el MPN y sus aliados.

Los únicos que votaron en contra fueron los legisladores de la Democracia Cristiana, quienes ahora buscarán proponer una alternativa en la sesión preparatoria de febrero antes de iniciar las sesiones ordinarias. Su expectativa es sumar a sectores que habrían votado a “regañadientes” la nominación del legislador, aliado del oficialismo a nivel municipal.


Comentarios


El MPN y Todos se repartieron el poder en las comisiones legislativas