El octavo policía muerto

Acribillaron a un suboficial en un robo



El subteniente Claudio Serrano se convirtió en el octavo policía asesinado en lo que va del año, contando sólo a Buenos Aires. Lo mataron de siete disparos por la espalda cuando intentó impedir un robo en una casa de La Plata. Todo ocurrió antenoche, cuando el uniformado detectó que dos delincuentes habían irrumpido en una vivienda y que, al parecer, un tercer cómplice los esperaba afuera, en un Renault 9. Este último habría sido el autor de los disparos.

La alarma de la vivienda asaltada se activó a las 20.44 del jueves, por lo que un vecino llamó al 911. El patrullero en el que iba Serrano llegó hasta el lugar y el policía fue recibido en las puertas de la casa por uno de los ladrones, quien retenía a la dueña de la casa "como escudo humano", indicaron.

Según relataron las autoridades de la Bonaerense, los delincuentes comenzaron a disparar contra Serrano y su compañero, pero los uniformados no respondieron con balas de plomo por temor a herir accidentalmente a la mujer.

El asesinato del policía se suma a las muertes de Aldo Garrido (crimen por el que fueron condenados el miércoles pasado Débora Acuña y Ernesto Luque, en San Isidro); Leonardo Melizza, de 29 años; Claudio Santillán, de 47; Miguel Martínez (acribillado en marzo en la localidad de Olmos, partido de La Plata); Adolfo Omar Villalba (muerto tras una larga agonía); Aníbal Gabriel De los Santos, de 42 años, y Juan Carlos Cáceres, asesinado a balazos el 10 de abril pasado en el partido de Exaltación de la Cruz cuando quiso impedir un robo.

Los restos del subteniente Serrano fueron despedidos ayer por la mañana en la localidad de Berisso. Tenía 44 años y tres hijos, de 22, 20 y 12 años. (Télam)


Comentarios


El octavo policía muerto