El país en peligro

Por Redacción

La carta destacada

La corporación política, con tal de no perder privilegios y ventajas, no trepida en hundir y fundir al país, en bancarrota. Cuando uno ve a políticos jóvenes y no tan jóvenes ocupar cargos casi sin experiencia cobrando sueldos muy por encima del promedio, es lógico que se nos erice la piel. Lo mismo cuando vemos a nuestros honorables diputados tienen no sé cuántos asesores y ñoquis que pagamos todos. Es indignante ver la cantidad de choferes, aviones, helicópteros, coches importados, “felinos de todo color y perfil”, ñoquis y hoteles de lujo pagados con nuestros recursos. Las fortalezas y debilidades del modelo económico están bien definidas y los peligros son más que evidentes. Nuestros problemas económicos crónicos son: la inflación, la falta de crecimiento genuino y sostenido, la inseguridad y una elevada pobreza. “Un país que no es amado por su pueblo, no puede progresar ni estará en condiciones de ser defendido en la guerra. Sin un pueblo unido, ninguna gran empresa es posible” (Clausewitz). ¿El argentino, ama a la Argentina? Joaquín Bertrán DNI 5.433.822


Comentarios


El país en peligro