El país volvió a la división de la era militar



La detención de Pinochet contribuye a deteriorar la imagen del gobierno del presidente Eduardo Frei , polarizó el clima político chileno y repercutió con fuerza en la campaña presidencial, con candidatos que esquivan el tema .

Los dos candidatos con mayores posibilidades de triunfo, el concertacionista Ricardo Lagos y el derechista Joaquin Lavín, coinciden en que el general debe ser enjuiciado, pero en Chile.

Según los analistas, el más interesado en el regreso del exdictador sería Lagos, porque en ese caso comenzaría en Chile un debate por la responsabilidad del ex general en las violaciones de los derechos humanos registradas durante su gobierno.

Para Lavín, ex funcionario del régimen militar y autor del libro “La Revolución silenciosa” (1988), que relata los logros económicos de la era pinochetista, la fórmula ideal de su campaña es mantenerse lo más alejado posible del general en retiro detenido en Londres. Después de que participara en una manifestación frente a la Embajada de España en Santiago y tras un viaje suyo a Londres para visitar a Pinochet, las encuestas mostraron un descenso en las preferencias.

En este sentido, el veredicto del juez británico fue un alivio para Lavín, pero no para Lagos.

Para este último, el contundente fallo significa deterioro, porque los esfuerzos que hace el gobierno, su gobierno, para traer al senador vitalicio de vuelta a Chile fracasaron Y se debilita su tradicional buena relación con los defensores de los derechos humanos, que no entienden la defensa del exdictador

El año de la detención ha sido difícil y ha hecho retornar a Chile el cuadro de polarización política que se apreció en 1973, el año del golpe militar, y luego en 1988, el año del plebiscito.

Esto es evaluado por los analistas como negativo, porque deja al descubierto que la polarización estaba sólo dormida y que el país sigue dividido.

Para algunos la situación puede derivar en violencia , conociéndose ya la reactivación de grupúsculos extremistas, tanto de derecha como de izquierda, que parecían archivados.

Fuertes medidas de seguridad

Severas medidas de seguridad aplicaba ayer y hasta hoy el gobierno chileno con motivo de las manifestaciones.

Portavoces de los servicios policiales no descartaron que puedan registrarse incidentes graves en las próximas horas como consecuencia de choques entre pinochetistas y opositores, o entre cualquiera de estos grupos y los servicios policiales. Las autoridades regionales en Santiago y Valparaíso han autorizado diversos actos públicos para condenar o aplaudir la detención de Pinochet. Por coincidencia, el Congreso Nacional se reunirá hoy y la ocasión será aprovechada por parlamentarios pinochetistas y opositores para manifestarse. (DPA)DPA)


Comentarios


El país volvió a la división de la era militar