El personal de salud en la trinchera

Por Carta de lector

Esta presentación aspira a ser un homenaje.

Recientemente viví la dura experiencia de contagiarme con Covid-19.-

Síntomas sencillos como tos y fiebre denunciaron el cuadro con el que, al ir al hospital, quedé internado con muy escaso oxigeno en el cuerpo.

Más allá de todo el tratamiento médico que es excelente, tanto el hospital como el sanatorio Juan XXIII, debo resaltar con seguridad la eficiente e invalorable labor que cumplen médicos, medicas, enfermeros, enfermeras, camilleros, guardias y todo el personal que estando en esa trinchera arriesga su vida diariamente y siempre con una sonrisa y una palabra de aliento para aquellos que tanto lo precisamos por estar vivenciando esta desgarradora enfermedad.

No sé lo que ganan estos soldados francos y abiertos contra un enemigo invisible, pero ¿sabe? sí me interesa porque, lo que le paguen es nada en comparación de lo que se merecen.

Estuvimos cuidándonos con mi familia desde hace mas de año… no sirvió en mi caso, llegó igual este engendro armado por los poderosos que lo arrojan impunemente en la gente común que no tiene nada que ver con otros intereses.

Luego de trece días de internado con una destacable atención constante y alentadora de los profesionales, me quedo:

1- Esto no es algo simple, es sumamente grave y noto que en general las mayorías no le dan importancia.

2- Nuestros administradores tuvieron más de un año para mejorar la situación en general, no del todo, pero sí mejorarla; no ha ocurrido, hoy estamos colapsados, no hay camas.

3- Después de oír ciertas noticias, veo que para nuestros administradores, no valemos ni siquiera un dólar.

¿Sabe por qué digo “trinchera”, porque es eso, uno puede asomarse y no sabe de dónde aparece el virus.

Yo era anti-vacuna. Hoy digo: “hay que vacunarse”.

Reiterando y agradeciendo la entrega impagable, generosa y desinteresada de los profesionales de salud, los saluda con consideración.

Francisco Castañeda

DNI. 8.211.676

Roca


Comentarios


El personal de salud en la trinchera