Propiedades

El roquense Juan Cruz Licitra recupera la naturaleza patagónica en las joyas que crea

Desde la cordillera a la playa. Fusiona la resina y madera. Así es el mundo creativo de este joyero que hoy es parte del boom del diseño regional.

Si bien es joven, Juan Cruz Licitra (36) es “el señor de los anillos” desde hace muchísimos años en Roca, ciudad que vive desde hace una década.
Es diseñador de joyería contemporánea y en los últimos tiempos ha sabido cosechar reconocimiento de colegas y, principalmente, de una buena cantidad de seguidores que se deslumbran por sus creaciones.
Las jóvenes ávidas de novedades son sus más files clientes. Madera, resina y piezas más restos de naturaleza patagónica son las materias primas elegidas por él.

Madera y resina, los dos elementos fundamentales para crear, afirma Juan Cruz Licitra.


¿Cómo empieza su proceso creativo? “Una de las formas más recurrentes es mediante la transformación de una imagen mental. Se me presenta una forma, veo si es viable de proyectar físicamente y luego empieza a desarrollarse una pieza con sentido. Son diapositivas espontáneas que tienen que ver con lo que me cautiva, me atrae y me espeja de alguna manera”, comenta a “Río Negro”.


“Una vez realizado el primer prototipo empiezo a experimentar con las formas y colores. Buscando el equilibrio dentro de una serie de piezas que se comuniquen entre sí. Creo que eso sintetiza la forma de expresar de cada uno. Cuando ya terminé la pieza tengo que poder mantener comunicación con la misma y que dicha pieza pueda entenderse e interpretarse como yo la quise contar”, sigue.

"Entro a un lugar y lo primero que miro es cómo la gente transmite sus ideas, valores y sentimientos según la vestimenta y los accesorios que eligió lucir".


Entonces, ¿ cuándo es que está terminada una joya? “Cuando ya no hay más nada que expresar en ella. Es como un cuento: cuando llega a su fin tiene que haber sucedido todo lo que el escritor quiso contar. Y cuando eso sucede la pieza está lista para conectar con el portador”.
Actualmente está trabajando mucho con parte del paisaje patagónico. Desde la cordillera a la playa. Fusionando la resina y maderas. En algunos casos incorpora metales y flores secas. “Esta conjunción me mantiene expectante de lo que puede llegar a salir”.


Admite que no piensa en quién puede llegar a portar lo que hace. “Pero cuando llega el portador de la pieza todo cobra lógica para mí. Lo veo en sus dedos o en alguna parte de su cuerpo y en la composición ellos me terminan de mostrar de la forma en que se apropian con mucha homogeneidad. Me imagino un perfil de persona con mucha decisión y convicción. Esa persona que le gusta adornar su cuerpo con elementos y formas que hablen de su pensamiento, de su forma de ver la vida. La que compra la historia más que el objeto en si”.

Por algo a Juan Cruz le dicen "el señor de los anillos", uno de sus fuertes a la hora de crear joyas contemporáneas.


La fuerza de su marca está trazada por el deseo de manifestar la naturaleza de una manera simple y con mucha sensibilidad. “Busco todo el tiempo una nueva forma de comunicar lo que siento. Trato de no caer en la obviedad. Soy muy exigente conmigo mismo y con lo que muestro. He descartado mucho en la búsqueda”, se ríe al contar.


Le importa muchísimo la investigación. “Es fundamental; innovar es algo que requiere de mucha observación. El error es parte del proceso de eso se aprende mucho más que del acierto. Hay que darse la posibilidad de jugar, explorar y conectarse de una manera distinta al común denominador”.
Juan Cruz intenta vivir de la joyería: está en ese camino. “Aún suelo pasar por momentos críticos pero sigo apostando a lo que amo hacer desde que lo encontré”.

"Hay que popularizar el diseño aún más", insiste el joyero roquense.


Llegó a este trabajo casi por accidente. “Cuando empecé a investigar sobre ornamentos y moda fui registrando cómo el accesorio se vincula siempre con las prendas. Jugando con semillas, botones y formas. Cuando quise acordar estaba inmerso en un mundo apasionante que no conocía. De ahí en más antes de acostarme y al despertar veo anillos o algún tipo de adorno para nuestro cuerpo”.


Cuando entra a un lugar lo primero que ve es cómo se vistió la gente y lo que transmite con esa elección. “En lo que dicen o piensan con su forma de vestir para mí determina si elegirían mis piezas. Recién ahí puedo imaginarme una composición en esa persona”.


¿Cómo ve a su sector en la región? “En crecimiento. Hay que educar. Siento que hace falta informar más a la gente de lo que somos capaces de crear acá. Hay gran potencial en la región. Hay que traer más seminarios y muestras. Hay que intentar popularizar la joyería. Salir un poco de lo tradicional. Sin desterrar ni a uno ni otro. Pueden convivir juntos lo moderno y lo clásico”.


La gente necesita expresarse siempre. “Algunos mediante la palabra, otros mediante imágenes. La gente que se entiende a sí misma se enjoya con piezas que las reflejen. Otras quizás lo hacen por necesidad de llenar un vacío. Siempre existió la necesidad de decorarse en pos de mostrar una ideología o un status social. Es algo ancestral”.


facebook.com/juancruz.licitra


Temas

Diseño Roca

Comentarios


Más Especiales

El roquense Juan Cruz Licitra recupera la naturaleza patagónica en las joyas que crea