El suplicio de ser usuario de la 18 de Mayo



Como usuario de la empresa de transporte urbano 18 de Mayo, estoy sumamente sorprendido y a la vez con mucha bronca por el aumento que le han autorizado a partir de la fecha, sabiendo desde hace mucho tiempo que hay muchas anormalidades que se reflejan a diario, como también servicios y normas que no se cumplen y que nadie los obliga a cumplirlos, ni tampoco veo un control de la municipalidad hacia la mencionada empresa.

Detallo los problemas que existen:

1) Debe ser una las pocas ciudades en la que entre los micros urbanos no hay ninguno que tenga plataformas para personas con discapacidad.

2) Se cambian frecuencias periódicamente y sin comunicar debidamente a los usuarios, y algunos deben esperan más de 45 minutos en la parada.

3) Hay horarios que son irrisorios, como por ejemplo los días domingo el primer colectivo de los barrios hacia el centro es entre las 8 y 8:30. Parecería que la gente trabajadora que tiene que cumplir con sus obligaciones debe irse a pie, o tomarse otro medio, siempre que tenga esa posibilidad. Además todos los días los últimos colectivos salen de las dársenas alrededor de las 24. Me pregunto, qué pasará en los próximos días, cuando el cine empiece a funcionar, ¿los que no tenemos otro medio para viajar nos tendremos que imaginar el final? Esto pasa actualmente, cada vez que hay un partido nocturno, u otra actividad, ya sea cultural o un espectáculo. O como me dijo el director de Tránsito “que se tomen un taxi” (excelente respuesta del señor Gómez).

4) Hay barrios que no tienen servicio de colectivo y los usuarios deben caminar más de 20 cuadras para conseguirlo.

5) Hay colectivos que de noche no tienen luces internas ni tampoco anda el timbre, y más de una vez nos quedamos por algún desperfecto. Y es raro que abran todas las ventanas, porque de aire acondicionado ni hablar.

6) Nadie sabe los horarios con precisión, tampoco los recorridos ni sus paradas, y a su vez si se consulta en las oficinas, se le da un papel para que el usuario saque fotocopias.

7) Además si le faltan colectivos, sacan frecuencias, no importándoles el tiempo y las necesidades de los usuarios. Se nos ríen, nos toman el pelo.

Y unos cuantos inconvenientes más que llevaría varios días enumerarlos, pero no vemos que la dirección de Tránsito haga un control exhaustivo a esta empresa como pasa en las ciudades que quieren crecer. Parece que sólo les interesa recaudar y se les olvidó que, ante todo, es una empresa de servicios.

Osmar Coronel

DNI 11.086.068

Osmar Coronel

DNI 11.086.068


Comentarios


El suplicio de ser usuario de la 18 de Mayo