El susto llegó por la tarde



#

Gaday y las huellas de la caída.

Ranquehue llegó “caliente” a la meta. Los fugados le habían sacado una ventaja de 200 metros. Acababa de terminar la quinta etapa y en plena meseta preguntó exaltado: “¿A cuánto llegamos?”. “A la mañana me fue espectacular pero en la tarde nos llevamos un susto grande. El equipo estaba controlando la carrera pero hubo una confusión y se armó una fuga que no se tenía que hacer”, explicó. Trascendió que los auxilios que iban entren los fugados le habrían impedido a los de Luz y Fuerza visualizar quiénes eran los escapados. Por su parte, el accidentado Lucas Gaday contó su caída. “Gracias a Dios no me quebré ningún hueso, fueron sólo cuatro puntos en la cara, en ciclismo sabemos que te podés caer y lastimarte. El casco fue elemental”.


Comentarios


El susto llegó por la tarde