Alerta: Cómo serán los cortes en los puentes

El teniente guitarrista que defendió a Severino y tocó con Atahualpa



En setiembre de 1930, el golpe militar encabezado por José Félix Uriburu derrocó al gobierno constitucional de Hipólito Yrigoyen y declaró nueve meses de ley marcial durante los cuales persiguió, capturó y enjuició a anarquistas. Severino Di Giovanni fue detenido la noche del 29 de enero de 1931 y Uriburu lo condenó a muerte, mediante un juicio sumario ante tribunal militar. Para asumir su ya inútil defensa, se designó al teniente Juan Carlos Franco (1898-1934). Di Giovanni fue fusilado el domingo 1 de febrero a las 5 de la mañana, a menos de 40 horas de su captura.

Franco fue separado del ejército, encarcelado y condenado. Su destino como preso era Ushuaia, pero el dictador aceptó que marchara al exilio en Paraguay. Allí trabajó como corresponsal del diario “Crítica”. Cuando asumió Agustín Pedro Justo en 1932, fue reincorporado al ejército, sin recuperar su grado, y destinado a Jujuy donde falleció a los treinta y cinco años. Oficialmente, murió de tifus, pero su hermano, el ingeniero Franco Páez, y su hija, Perla Franco de Barker, creen que fue envenenado.

Páez fue también guitarrista y compositor de vidalas y zambas como la vidala “Imposible”, interpretada por Liliana Herrero, y “Pa’ venirte a ver” con Atahualpa Yupanqui. Con este último integró el Dúo Chavero-Páez, cuando Atahualpa comenzó a incursionar en Buenos Aires. Franco usaba el apellido de su madre pues el reglamento castrense le impedía presentarse en escenarios.


Comentarios


El teniente guitarrista que defendió a Severino y tocó con Atahualpa