El tenis de mesa prepara el retorno en Bariloche

La profesora Paulina González informó que presentaron el protocolo para lograr la aprobación de las autoridades de la comuna. Los chicos anhelan retomar pronto la actividad.

La pandemia complicó los entrenamientos de los jugadores de tenis de mesa que quieren volver al ruedo. Gentileza

La pandemia complicó los entrenamientos de los jugadores de tenis de mesa que quieren volver al ruedo. Gentileza

Los jugadores de tenis de mesa de Bariloche siguen a la expectativa de que la Municipalidad les permite retomar la actividad.

La profesora local Paulina González informó que presentó días atrás el protocolo a las autoridades municipales con la idea de que sea aprobado en el corto plazo, para que los chicos vuelvan a entrenar. Y, sobre todo, jugar.

El viernes mandé el protocolo para ver si nos autorizan a volver a la actividad”, contó Paulina.

La pandemia, causada por el nuevo coronavirus, puso a prueba a los jugadores de casi todas las disciplinas deportivas, que tuvieron que adaptarse a la nueva realidad.

Dijo que tuvo que recurrir, junto con su padre Jorge, que también es un reconocido entrenador de la ciudad, a las clases virtuales por zoom.

“Fue algo totalmente nuevo para mí y para mi viejo y también para los jugadores y nos demandó tener que acostumbrarnos a la plataforma de internet”, explicó.

Paulina relató que para poder organizar el trabajo de manera virtual pidió ayuda en la Federación Argentina de Tenis de Mesa.

Allí, consiguió las rutinas que dictaba el preparador físico de la selección argentina. Pero esa información había que moldearla a la realidad de los chicos de Bariloche. Ese fue otro desafío.

Manifestó que el trabajo se focalizó en actividades de coordinación y velocidad. Fue los aspectos que priorizaron para poder mantener el vínculo con los jugadores de la ciudad.

De todos modos, no todos se sumaron. Es que el aislamiento social obligatorio les quitó la posibilidad de jugar. Así, se quedaron sin la esencia del deporte. “Los chicos están desesperados por volver a jugar en una mesa”, sostuvo Paulina.

Observó que no hay muchos chicos que tienen la posibilidad de contar con una mesa en sus hogares. Y si la tienen, les falta el roce de la competencia con sus pares.

“Tenemos un grupito en Bariloche que tiene un nivel muy lindo y es una lástima que todavía no tengamos el OK#para volver a los entrenamientos”, lamentó.

Dijo que entre 18 y 20 jugadores conforman el grupo estable. Paulina manifestó que esta semana están trabajando con los chicos todo lo relacionado con la coordinación de los pies. Pero también hacen ejercicios para fortalecer las piernas, la zona abdominal , y fuerza de brazos. La idea es que la rutina física sea lo más entretenida posible. Paulina dijo que ha tomado varios ejercicios de su hermana Aldana González, que entrena por zoom con la selección argentina de tenis de mesa.

Aseguró que los entrenamientos duran entre una hora y una hora y media, tres veces a la semana.

Dijo que estas semanas aprovechó el tiempo libre para hacer capacitaciones online con profesores de otras ciudades del país.

“Esos encuentros nos sirven para compartir experiencias y proponer alternativas”, sostuvo.

Reveló que una de las ideas que surgió en esas reuniones fue la de armar un manual de tenis de mesa destinado a principiantes. Los chicos añoran los torneos. Jugar. El último campeonato lo jugaron en diciembre pasado. En esa ocasión, Thiago Mrakovich salió campeón en categoría sub-13 Promocional.

Por eso, Paulina lamentó que por las restricciones sanitarias se suspendió el Grand Prix que se disputaría en septiembre pasado en Bariloche, con jugadores nacionales y de Chile. Era una buena oportunidad para medirse con jugadores de muy bien nivel. “Los chicos venían rebien. Por eso, lamento tanto esta parate”, admitió.


Un deporte que mantiene la distancia


La profesora Paulina González dijo ayer que el protocolo que había presentado ante las autoridades municipales tiene las pautas necesarias para cumplir con las medidas de prevención sanitaria.

De todos modos, observó que el distanciamiento se cumple porque los chicos juegan en una mesa que tiene 2,10 metros de largo.

Explicó que la idea es que cada jugador juegue en su espacio que estará demarcado por corralito formado por las vallas que usan en los torneos.

Cada jugador debe tener sus pelotitas y limpiarlas con alcohol en gel al finalizar cada partido.

Paulina señaló que la idea, en principio, es retomar con entrenamientos de no más de 45 minutos.

“Cada uno de los chicos con su botella de agua, su toalla y su alcohol en gel”, aseguró.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


El tenis de mesa prepara el retorno en Bariloche