El último vuelo de Amelia Earhart: un misterio en busca de solución





AP

NUEVA YORK (DPA).- Hermosa, osada y exitosa: Amelia Earhart lo tenía todo para convertirse en leyenda, con una vida digna de una película de Hollywood. Hace 75 años, la piloto desapareció sin dejar rastro. Una nueva búsqueda pretende ahora aclarar definitivamente los secretos de un vuelo con el que pretendía convertirse en la primera mujer en dar la vuelta al mundo en avión y que nunca llegó a terminar. Es uno de los grandes misterios de la historia estadounidense: ¿dónde está Amelia Earhart? En Europa es poco conocida y su nombre sólo resulta familiar a los entusiastas de la aviación, pero en Estados Unidos es toda una leyenda, con una vida digna de guión y una desaparición sin dejar rastro en medio de un mar exótico de rumores de espionaje. La pequeña Amelia, nacida en 1897 en Atchinson, en el estado de Kansas, mostraba su valentía cuando era sólo una niña. Se dice que se dejaba arrastrar en trineo por un carruaje en marcha. Cuando con 20 comenzó a cuidar heridos en la Primera Guerra Mundial, quedó fascinada por la visión de esos “quebradizos aparatos de madera y lonas” que eran los aviones de entonces. En esos momentos en todo el mundo sólo unas pocas mujeres se dedicaban a pilotar. Y cuando obtuvo la licencia en 1922, ello ya mereció un titular. En 1928, Earhart se convirtió en la primera mujer que cruzó el Atlántico, aunque más bien como pasajera o casi como “mascota femenina”. Era sólo “una carga”, “como un saco de patatas”, contaba furiosa. Pero se convirtió en una heroína nacional. Con el aumento de su popularidad no sólo pudo realizar varios vuelos récords, como el primer vuelo transatlántico en solitario realizado por una mujer en 1932, que casi termina en catástrofe por el fallo de un aparato y la fuga en un tanque de combustible. Y además, se vio en posición de abogar públicamente por los derechos de la mujer, cansada como estaba del dominio masculino. Por su fama en los medios y sus invitaciones a la Casa Blanca parecía la adecuada para realizar la última aventura de la aviación: un vuelo alrededor del mundo. Tras numerosos aterrizajes estaba previsto que volviera el 4 de julio de 1937 a territorio estadounidense. Pero el aniversario de la independencia del país pasó sin que Earhart o su navegador Fred Noonan aparecieran. Su Lockheed plateado “Electra” había desaparecido. Decenas de leyendas y teorías de la conspiración han circulado durante décadas en torno a su desaparición. Se dijo que la mujer de entonces 39 años fingió su muerte para desaparecer o que sobrevivió en una isla del Mar del Sur. También se ha llegado a decir que una misteriosa tumba infantil de la isla de Nikumaroro alberga a un bebé de Earhart y Noonan. ¿Murieron los dos tras meses en la isla, sin agua? ¿O quizá lo sucedido fue lo más obvio?: que Earhart, que era una mala navegadora, no logró alcanzar las islas en el Pacífico y se precipitó al océano con los tanques vacíos. Sólo una versión más.

HISTORIAS


Comentarios


El último vuelo de Amelia Earhart: un misterio en busca de solución