El virus desnudó la poca solidaridad

Pensemos por unos instantes si la sociedad argentina cumple a rajatabla con las medidas de seguridad recomendadas por el personal sanitario, en medio de una pandemia que enferma y mata. Y no me refiero a encerrarse, aislarse, sino a mantener el distanciamiento de dos metros entre pares, usar barbijo, y utilizarlo cubriendo mentón y nariz; lavarse las manos con jabón y echarse alcohol el gel; no asistir a reuniones masivas en forma clandestina.

Es cierto que hay quienes acatan estas medidas, pero también es cierto que muchísima gente hace caso omiso a esas modalidades que sirven para salvar nuestras vidas y las vidas ajenas . }

El covid-19 puso en evidencia que no hay demasiada unión entre los argentinos, que a algunos individuos les importa poco cuidar a los demás para que no se enfermen o no se mueran. Este virus desnudó a la insolidaridad, qué duda cabe.

Es mentira que somos empáticos en algunos aspectos, que actuamos como un todo, que mostramos apoyo incondicional a causas ajenas, particularmente en situaciones comprometidas. Los argentinos exhibimos unidad y unión cuando nuestro seleccionado de fútbol disputa la copa del mundo. Habrá que admitir esto de una vez por todas. Fuera de este fenómeno popular, demostramos egoísmo e individualismo.

La pandemia echó por tierra aquella idea de una argentina solidaria en determinadas circunstancias. Al menos es lo que creo.

Marcelo Malvestitti

DNI 18.242.927

Rosario


Comentarios


El virus desnudó la poca solidaridad