Elevan a Presidencia el proyecto de promoción de las inversiones petroleras: impacta en el precio de combustibles

La propuesta de ley será presentada hoy al Ejecutivo y se espera que en poco tiempo llegue al Congreso. Contempla un cambio en los impuestos a los combustibles para quitar de la carga impositiva la presión inflacionaria.




La secretaría de Energía de la Nación que conduce Darío Martínez, elevará hoy a Presidencia de la Nación el proyecto de ley de promoción de las inversiones en el sector hidrocarburífero para de allí ser presentado al Congreso. Se trata de una iniciativa con la que el gobierno apuesta no solo a incrementar la producción nacional sino también a que el salto productivo permita que hayan exportaciones regulares que repercutan en dólares ingresantes para el país.

Fuentes del gobierno nacional explicaron hoy a Energía On que la propuesta que formó parte incluso de la plataforma de campaña de Alberto Fernández, será presentada hoy mismo a la secretaría Legal y Técnica de Presidencia y de allí deberá ser puesta a la firma del presidente, con el objetivo de que en un breve plazo sea elevado al Congreso que será el encargado de analizar, modificar y tratar el planteo que fue debatido previamente con las empresas productoras, en especial YPF, y con las provincias que integran la Organización de Estados Productores de Hidrocarburos, la Ofephi.

La propuesta contempla un régimen general y otro especial para el desarrollo tanto de gas como de petróleo, y solo modifica la actual ley de Hidrocarburos de la Nación 17319 en el punto referido al sistema de almacenamiento subterráneo de gas.

Un punto destacado de la propuesta que se formó con más de 30 reuniones con los diversos actores de la industria es que modificará el actual sistema de impuestos a los combustibles, para volver al viejo esquema que fijaba los impuestos a partir de un porcentaje fijo.

Con esta modificación, el gobierno busca quitar la incidencia de la inflación doméstica en el impuesto a los combustibles líquidos (ICL) que en la actual ley marcaba que debía actualizarse cada tres meses.

De hecho, se indicó que el objetivo del gobierno es no modificar el ICL en lo que resta del año y aplicar un porcentaje inicial de esta carga impositiva con la nueva ley que será el equivalente a la actual carga impositiva, de forma de no derivar en un nuevo aumento que presione el precio de las naftas y el gasoil.

En líneas generales la norma tendrá una vigencia de 20 años con el fin de potenciar las inversiones de mediano y largo plazo y junto con una serie de incentivos, propone también un sistema de estabilidad fiscal, aunque las provincias y municipios deberán adherir expresamente a la ley para su aplicación.

Régimen general

En lo que hace a la industria en sí, contempla dos regímenes: uno general y otro especial. En el caso del régimen general del gas, la iniciativa lo que hace es trasladar el actual Plan Gas Ar al texto de la norma, ampliando así el programa que garantiza un mayor precio para el gas del plazo que hoy finalizaba en 2024 a 20 años desde la sanción de la norma.

En el caso del petróleo, el régimen general contempla que las empresas que incrementen su producción accederán a derechos de exportación garantizados sobre los cuales además contarán con libre disponibilidad del 50% de las divisas que generen.

Para esto la norma estable el corte a partir del cual se calculará la producción incremental de cada empresa. Esta línea base será la fijada por la mayor producción que tuvo la firma entre 2019 y 2020 o entre mayo de 2020 y abril de 2021.

Sobre la producción incremental las empresas tendrán un 20% de exportaciones garantizadas, que se elevará hasta el 50% en el caso en el que la producción incremental que se contabilizará por empresa haya subido más de un 50% sobre la línea base fijada.

Además se adicionará otro 10% más en función de la cobertura del mercado interno que realice cada empresa, es decir en función de la cobertura de las refinerías. Este 10% se distribuirá de forma proporcional al porcentaje que cada empresa tenga en dicha cobertura.

Régimen de proyectos especiales

El otro régimen que contempla la norma es el de proyectos especiales, que tienen la particularidad de que solo serán aprobados por una comisión interministerial formada por un representante del ministerio de Economía, otro del ministerio del Interior, un por Desarrollo Productivo y otro por la secretaría de Energía de la Nación, que se precisó que será el poder concedente.

En este caso se contemplan por ejemplo proyectos de exploración sísmica, refinación en origen, storage de gas, proyectos de Gas Natural Licuado, explotación convencional y no convencional, e industrialización.

En cada caso las empresas interesadas deberán cumplir con un plan de inversión fijo por año y como contrapartida se les dará un extra del 25% de libre disponibilidad de divisas sobre exportaciones, la devolución del IVA aplicado a la inversión, amortización acelerada de capital, reducción de derechos de importación de elementos que no se fabrican en el país, que pueden llegar hasta el 80% en el caso del offshore.

Además de estos dos regímenes el plan cuenta con dos programas que son trasversales: por un lado se encuentra el apoyo a la sustentabilidad energética y el de apoyo al empleo con perspectiva de género. Además de aportar beneficios extra a las firmas que apuesten al valor agregado nacional y contraten más empresas nacionales y regionales.

Como el proyecto no modifica la actual ley de Hidrocarburos, las empresas que opten por exportar por ejemplo por medio de la actual norma, podrán seguir haciéndolo, solo que no accederán a los beneficios que se plantea en la nueva norma.


Comentarios


Elevan a Presidencia el proyecto de promoción de las inversiones petroleras: impacta en el precio de combustibles