En Bariloche la garrafa del Plan Calor llega sólo a los que se anotaron

El beneficio es para los que inscribieron con tiempo en las juntas vecinales. En el inicio del programa, más de uno volvió a casa con las manos vacías. El gobierno arrancó el reparto de este invierno. Hay 20 cupones por familia y, en total, se repartirán 158.470 unidades en toda la provincia.



Con un frío que se hacía sentir, las familias del barrio Nahuel Hue comenzaron a recibir las garrafas gratuitas. Foto: Marcelo Martinez

Una cuponera con veinte bonos es el pasaporte al Plan Calor que tienen que las familias más necesitadas de Bariloche, las que viven en la Pampa de Huenuleo, adonde no llega la red de gas. En el inicio de la versión 2019 del programa provincial, más de uno volvió con la garrafa vacía a su casa.

Los que no recibieron el beneficio pueden intentar inscribirse en el Centro Administrativo, de Onelli y Yatasto. Existe además la garrafa llamada “social”, con subsidio, que cuesta hoy poco más de 330 pesos, pero en los almacenes de barrio donde la necesidad tiene cara de hereje se vende a casi 500.

Si se usan para calefacción, las garrafas de 10 kilos de gas licuado de petróleo (GLP) no dura nada, pero si sólo sirve para cocinar, rinde al menos una semana. Para darles calor a los hogares, en estos barrios se combina la electricidad con la leña.

Este combo (garrafa y leña es carísimo), pero si la vivienda no está enganchada en uno de los medidores comunitarios cuya cuenta la paga la municipalidad, la electricidad es muy difícil de pagar en Bariloche.

El gobierno rionegrino tiene previsto repartir este año 158.470 garrafas en la zona andina y la región sur. De ese total, 90.000 son para Bariloche.

La subsecretaria de Energía Eléctrica de la provincia, Andrea Confini, dijo en declaraciones difundidas por el gobierno que este año aplican “una logística distinta con el fin de facilitarle el acceso a las garrafas a nuestros vecinos. Ya les entregamos los cupones que deberán presentar al momento de ir a pedir el reemplazo de la garrafa con el fin de agilizar el mecanismo y que no deban hacer dos colas al momento de acercarse a los puntos de entrega”.

“Ante las condiciones de frío, tratamos de acotar los tiempos de espera para recibir el beneficio de la Provincia”, dijo Confini.

Las cuponeras las administran los presidentes de las juntas vecinales, como Virginia Gualmes, de Nahuel Hue, que este lunes coordinaba la entrega de garrafas llenas a los que llegaran hasta la esquina del centro Ruca Che.

La garrafa vacía, cuyo canje es condición indispensable para llevarse una nueva, es más fácil de trasladar cuando se va a pie, pero llena tiene su peso. Por eso la gente usa desde carretillas hasta carritos tipo zorra. Los más fuertes las cargan al hombro.

Análisis: El servicio más caro para los que menos tienen

Si se tomara por bueno el cálculo de que una garrafa de 10 kilos de gas envasado (GLP) equivale a unos 13 metros cúbicos del servicio por redes de Camuzzi, se podría demostrar una vez más la inequidad de que los sectores más vulnerables de las ciudades patagónicas, donde el calor no es una opción sino una necesidad, paguen entre 50% y 150% más que los que tiene un medidor.

El Plan Calor actúa entonces como un amortiguador de la disparada de precios del GLP, aunque por supuesto los que usan gas envasado no tienen ni por asomo los niveles del consumo de las familias que reciben el servicio por redes.

Trece metros cúbicos en una factura de Camuzzi representan unos 200 pesos, muy por debajo de los 300 a 500 pesos que cuesta una garrafa.

Magnitudes

90.000
garrafas distribuirá de manera gratuita el Plan Calor en Bariloche, la más poblada de la cordillera patagónica.
480 pesos
se vende la garrafa en los almacenes del Alto de Bariloche. Es muchas veces la única opción.

Agencia: Bariloche


Comentarios


En Bariloche la garrafa del Plan Calor llega sólo a los que se anotaron