Bacterias resistentes: hay 61 vacunas en marcha contra el gran enemigo

La resistencia a los antimicrobianos (RAM) están asociadas con casi 4,95 millones de muertes por año. Hay 61 vacunas en camino contra esas bacterias. En la Argentina, la Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado un proyecto para controlar esta problemática.





La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó por primera vez un listado con 61 vacunas en etapas de desarrollo clínico contra bacterias resistentes a fármacos y alertó que, si bien algunas candidatas se encuentran en etapas avanzadas, la mayoría no estará disponible en el corto plazo por lo que llamó “a acelerar los procesos” para dar respuesta a esta problemática mundial.
“La pandemia silenciosa de la resistencia a los antimicrobianos (RAM) es un importante problema de salud pública cada vez mayor. Las infecciones bacterianas resistentes por sí solas están asociadas con casi 4,95 millones de muertes por año, con 1,27 millones de muertes atribuidas directamente a la RAM”, explicó la OMS en un comunicado.


Además de la resistencia de las bacterias a los antibióticos, la RAM también incluye la resistencia de virus, los hongos y los parásitos que cambian con el tiempo y ya no responden a los medicamentos.
“Cuando una persona se infecta con estos microbios, se dice que la infección es resistente a los medicamentos antimicrobianos. Estas infecciones suelen ser difíciles de tratar”, explicó el organismo.
En ese sentido, señaló que “las vacunas son herramientas poderosas para, en primer lugar, prevenir infecciones y, por lo tanto, tienen el potencial de frenar la propagación de infecciones RAM”.
En este contexto, el organismo presentó el informe con el análisis de las vacunas en desarrollo “con el objetivo de guiar las inversiones y la investigación”.
“La prevención de infecciones mediante la vacunación reduce el uso de antibióticos, que es uno de los principales impulsores de la RAM. Sin embargo, de los seis principales patógenos bacterianos responsables de las muertes por RAM, solo uno, la enfermedad neumocócica (Streptococcus pneumoniae) tiene una vacuna”, dijo Hanan Balkhy, subdirector general de Resistencia a los Antimicrobianos de la OMS.


Y añadió que “se necesita con urgencia el acceso asequible y equitativo a las vacunas como las que son contra el neumococo para salvar vidas y mitigar el aumento de la RAM”.
El documento pide también un acceso equitativo y global a las vacunas que ya existen, especialmente entre las poblaciones que más las necesitan en entornos de recursos limitados.
Ya hay vacunas disponibles contra cuatro patógenos bacterianos que la OMS definió como prioritarios para tratar: enfermedad neumocócica (Streptococcus pneumoniae), Hib (Haemophilus influenzae tipo b), Tuberculosis (mycobacterium tuberculosis) y Fiebre tifoidea (SalmonellaTifo).


De éstas, “la vacuna actual Bacillus Calmette-Guérin (BCG) contra la tuberculosis no protege adecuadamente y se debe acelerar el desarrollo de alguna más efectiva”.
Con respecto a “las tres vacunas restantes son efectivas y necesitamos aumentar el número de personas que las reciben para contribuir a una reducción en el uso de antibióticos y prevenir más muertes”, indicó el comunicado.


El informe también examina algunos de los desafíos que enfrenta la innovación y el desarrollo de vacunas, incluidos los patógenos asociados con infecciones adquiridas en hospitales (HAI).
Entre ellos, la dificultad para definir las poblaciones objetivo entre todos los pacientes ingresados ​​en el hospital; el costo y la complejidad de los ensayos de eficacia de vacunas; y la falta de precedentes regulatorios y/o de políticas para las vacunas contra las HAI.
“El desarrollo de vacunas es costoso y científicamente desafiante, a menudo con altas tasas de falla, y para los candidatos exitosos, los complejos requisitos regulatorios y de fabricación requieren más tiempo. Tenemos que aprovechar las lecciones del desarrollo de la vacuna Covid y acelerar nuestra búsqueda de vacunas para abordar la RAM”, dijo Kate O’Brien, directora del Departamento de Inmunización, Vacunas y Productos Biológicos de la OMS.
La pérdida de eficacia de los antibióticos es una problemática mundial, bajo estudio de países y organizaciones internacionales del área de salud.


El panorama en la Argentina


En la Argentina, la Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado hace una semana el proyecto de ley sobre Prevención y Control de la Resistencia Antimicrobiana, que busca establecer los mecanismos necesarios para controlar esta problemática, entre los que se destaca la regulación de la venta de los antibióticos bajo “receta archivada”.


Wanda Cornistein, médica integrante de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), dijo que “la resistencia está dentro de los principales problemas de salud pública, tiene prioridad” y afirmó que “en Argentina aceleramos diez años la resistencia antimicrobiana que esperábamos por el uso indiscriminado de antibióticos en la época del Covid-19”.


La especialista destacó que “en el país tenemos un problema de una magnitud que se va cuantificando respecto a la multirresistencia y su impacto en la morbimortalidad de los pacientes porque no hay opciones terapéuticas nuevas, no hay drogas y los gérmenes desarrollan resistencia rápidamente a todo lo nuevo que aparezca”.
Hoy en el mundo se tiene en agenda esta problemática porque se calcula que va a superar las causas de muerte por cáncer en el 2050. Entonces, tiene una envergadura importante al nivel de mortalidad”, agregó la médica.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Bacterias resistentes: hay 61 vacunas en marcha contra el gran enemigo