Un año desafiante para Mark Zuckerberg: ¿podría perder Instagram?

Después de cerrar el 2021 anunciando que la creación del metaverso era el próximo gran objetivo de su empresa, el CEO de Meta enfrenta dos demandas que podrían dejarlo al borde de la crisis. Los objetivos para sobrevivir al 2022.





En los últimos años, Mark Zuckerberg es más referencia de problemas legales que de innovaciones tecnológicas. Y no porque Meta no desarrolle nuevos ámbitos: de hecho, el concepto de “metaverso” está más cerca que nunca de ser algo real. El problema es que, cada vez con más frecuencia, Meta se encuentra arrinconada por prácticas cuestionables. Y si bien es posible esquivar una bala, escapar de una balacera ya es bastante más improbable.


Apenas empezado este 2022, Meta ya tiene de frente algunas metas fundamentales de resolver en tanto quieran seguir funcionando con todos sus departamentos y productos. Es que hay dos batallas legales que están poniendo en riesgo todo lo obtenido (por las buenas o por las malas) por Zuckerberg.

La primera gran batalla legal comenzó a gestarse el pasado 11 de enero, cuando un juzgado de Columbia admitió una demanda de parte de la Comisión Federal de Comercio contra Facebook. ¿De qué se trata? Según el organismo estatal, de que Meta posee un “monopolio ilegal” en redes sociales, esto luego de haber adquirido a competencias como WhatsApp e Instagram, y lograr que las plataformas estén integradas entre sí y compitan “deslealmente” contra sus rivales.

Vale aclarar que no es la primera vez que Zuckerberg enfrenta una demanda antimonopólica: al igual que ocurre con Google o con Apple, en Meta están acostumbrados a pagar algunas multas eventuales por esta cuestión. Sin embargo, en 2020 ya se realizó una demanda similar que fue desestimada por el juzgado. La diferencia, en este caso, es que el juez a cargo admitió que hay mayor solidez en las pruebas, y eso le permitió dar lugar a la demanda. No solo eso: por el momento, rechazó el alegato de la plataforma de redes y dio paso a que la justicia norteamericana pueda llevar adelante la investigación sobre el monopolio de Meta/Facebook.

¿Qué riesgo implica esta denuncia norteamericana? Básicamente, que Meta pueda atravesar una de sus peores crisis. Es que en caso de que se compruebe la actitud monopolística de Facebook, y sobre todo que salga a la luz que es una práctica ilegal, la justicia de Estados Unidos podría determinar que “Meta se deshaga de sus negocios más rentables, incluido Instagram”, según explicó el sitio especializado Xataka.

La compañía sigue apostando al metaverso como el próximo gran proyecto tecnológico.


Pero esta no es la única demanda en curso. Ayer se hizo público que la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido llevó adelante una denuncia colectiva contra Meta, al igual que en el caso anterior, por abusar de su dominio del mercado. La diferencia, en este caso, es el contexto: aquí se reclama por la explotación de información personal de más de 40 millones de usuarios.

Esta demanda explica que durante cinco años, entre 2015 y 2019, Facebook modificó regularmente sus términos y condiciones obligando a que los usuarios “entreguen datos personales muy valiosos” para acceder a la red, y no solo eso: les dejó el poder de explotarlos de la forma que les plazca. Lógicamente, esta demanda podría costarle bastante caro a la compañía de Zuckerberg: algo así como 2.800 millones de euros, un vueltito…

Así, Meta tendrá por delante un año complicado, más allá de los anuncios positivos que hayan hecho en relación a los avances. Porque a las dos batallas legales hay que sumarles un condimento más: cada vez menos gente se siente atraída por trabajar en la empresa.

Esto se debe a que Meta entró en un ciclo de crisis constantes, donde aparecen nuevas demandas cada algunos meses. La reputación de la empresa cayó de la misma forma que el sector tecnológico ve disminuidas, hace ya un tiempo, las condiciones de trabajo que en otro momento eran imperdibles.

En números

2.800
millones de euros es el precio que se reclama en la demanda que llevan adelante desde Reino Unido.
10.000
empleados quería sumar Facebook en Europa, tras el anuncio del metaverso. Pero las condiciones están lejos de ser las ideales…


La información surgió de una investigación realizada por Protocol, que accedió a algunos documentos internos y pudo observar cómo en la misma empresa se han percatado de la dificultad para sumar nuevos empleados. Esto contrasta con el anuncio de Zuckerberg que, al presentar el concepto de “metaverso”, deslizó que la intención era sumar a 10 mil empleados nuevos solamente en Europa.

Con todo esto en mente, el futuro inmediato asoma como mínimo preocupante para Meta. Y si bien sus balances económicos siguen siendo verdes, habrá que ver cómo se desarrollan las dos demandas y la incorporación de empleados. Por lo pronto, el panorama no es tan alentador como parecía ser años atrás. Quizás Facebook no sea ese oasis que alguna vez prometieron.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Un año desafiante para Mark Zuckerberg: ¿podría perder Instagram?