En el nombre del padre, la Regata une en el río a Néstor y Damián Pinta

Damián creció en el agua entre botes y remos, y se dio el gusto de su vida: ganar una etapa de la travesía junto a su padre, uno de los próceres históricos que tiene la prueba. Ayer se quedaron con el tercer parcial entre Roca y Regina.



La meta como objetivo. Hacía allí van Néstor y Damián Pinta, escoltados por los Caffa y por Figueroa-Algañaraz.. FOTO: ANDRES MARIPE

La meta como objetivo. Hacía allí van Néstor y Damián Pinta, escoltados por los Caffa y por Figueroa-Algañaraz.. FOTO: ANDRES MARIPE

Es una de esas historias donde todo desencadena hacia lo inevitable. Caminos de un paralelismo tan íntimo, que fusión es un hecho casi lógico y natural. Legados indestructibles con el agua como vínculo, tanto en el río como en el mar.

“Cuando tenía más o menos siete años me acuerdo que acompañaba a mi viejo a pescar tiburones. Él se metía con la línea y yo me quedaba remando en uno de los piletones que se armaban ahí. Así que te puedo decir que lo mío con el canotaje empezó en el mar y no en el río. A los 8 decidí que lo quería practicar y empecé en la escuelita como cualquiera”.
Damián Pinta cuenta cómo comenzó su vínculo con el agua y Néstor lo observa con esa admiración y orgullo con la que sólo un padre puede mirar a un hijo. Ambos acaban de concretar un sueño que venían proyectando desde que el deporte del canotaje los unió aún más que lo filial: ganar una etapa de la Regata del río Negro juntos en el bote.

Ayer, en el tercer parcial que unió el Paso Córdoba con la Isla 58 de Regina, los Pinta cerraron la primera parte de un círculo al que le quedan varios capítulos. “De acá a Viedma puede pasar cualquier cosa, pero hoy concreté uno de mis anhelos”, agrega el Piri, el solitario campeón defensor ante la ausencia de Martín Mozzicafreddo. “Ganar esta etapa con mi viejo era la más importante, la más significativa”, responde Damián.

“Este es un sueño mío, muy particular desde que él era un bebé de siete meses. Hace 18 años atrás cuando yo llegaba de una etapa de la Regata, él me recibió con el pañuelo rojo y todo. Yo ahí ya empezaba a soñar en cuándo será grande para tener la oportunidad de correr juntos. Primero debía esperar que le gustara remar, pero la verdad es que con el tiempo se empezaron a cumplir muchos sueños”, afirma el múltiple ganador de esta prueba.

Néstor y Damián, con apenas siete meses. Corría el año 2002.

“Este era un sueño mío de hace 18 años atrás cuando yo llegaba de una Regata y me recibió. Él era sólo un bebé de siete meses”.

El Piri Pinta cuenta desde cuándo deseaba correr junto a su hijo Damián.


Al Piri se le infla el pecho de orgullo cuando recuerda que padre e hijo defendieron juntos en la selección de canotaje los colores argentinos en un Mundial, además de verlo meterse entre los primeros cinco del mundo. Las circunstancias de la vida lo llevaron a cumplir aquel anhelo que imaginó hace 18 años atrás. Había llegado la hora.
Lo cuenta el Piri: “Con Martín los dos estábamos complicados. Yo hace 20 días fui papá otra vez, Martín lo será en breve y la verdad que veía que Damián venía de un año muy exigente con Regata, Nacionales, campeonatos del mundo… Y la verdad que creí que no era el momento. Pero empezamos a salir a probar y el K2 nos sentó muy bien. Nos anotamos sobre el cierre de las inscripciones y acá estamos. Lo hablamos en familia porque era complicado. Francesca Lucy tiene menos de un mes…”

Néstor, Damián y el nombre de la nueva heredera en la proa.
FOTO: ANDRES MARIPE

Al Piri lo invitamos a seguir soñando. ¿Por qué no un K2 mixto con la nueva heredera en algunos años? “Me encantaría. Voy a estar medio complicado… (risas) Ojalá se diera, la madre es del vóley pero por mi lado son todos remeros y si se da sería una gran felicidad”.
Pinta padre asegura que a su vínculo junto a Mozzicafreddo le queda cuerda. “Es mi eterno compañero, volveré a correr con él”, pero como alguna vez el bote del Piri tuvo la inscripción en la proa de “Néstor Damián”, ahora resalta el de “Francesca Lucy”. Ayer en Regina cumplió uno de sus sueños, pero a la vez se renovó otro. Esta historia continuará…


Comentarios


En el nombre del padre, la Regata une en el río a Néstor y Damián Pinta