En J.J. Gómez los médicos siguen atendiendo en un edificio prestado

En junio del 2011 el centro de salud del barrio roquense fue clausurado. Todavía no saben nada sobre una nueva obra.





ROCA (AR).- Sin novedades sobre la construcción del nuevo edificio, los profesionales del centro de salud de J.J. Gómez se las ingenian para dar respuesta a los cientos de vecinos que a diario acuden a hacer sus consultas. La sala sigue funcionando en instalaciones prestadas por la escuela 66 y reina la incertidumbre sobre los trabajos necesarios para que el servicio vuelva a la normalidad en un lugar propio. El problema edilicio desencadenó una serie de inconvenientes asociados a la falta de espacios imprescindibles para brindar atención en especialidades como odontología y nutrición. Actualmente, el centro sanitario del barrio roquense funciona de manera precaria y no reúne las condiciones necesarias para albergar todas las actividades que se desarrollaban en el antiguo edificio, el cual quedó inhabilitado para recibir la demanda de los vecinos en junio del año pasado. El terreno donde está emplazada la vieja edificación cedió y no sólo se produjeron importantes grietas en las paredes sino que además se rompieron los caños de gas. Por eso, en forma preventiva las instalaciones de la esquina de Irene de Neyra y Tucumán dejaron de recibir la demanda de los vecinos. Desde entonces, la atención se trasladó primero al centro de jubilados del barrio y más tarde a una precaria vivienda que pertenece a la mencionada institución educativa, en Irene de Neyra al 1575 la cual fue cedida por el Ministerio de Educación por el plazo de un año. Antiguamente, la casa albergaba al portero del establecimiento pero ahora el espacio devino en sala de salud ante la urgencia. Claro que el lugar no cuenta con todas las comodidades. Dos consultorios, un baño y una cocina integran el improvisado centro de salud. Además, el personal estable del centro periférico apenas cuenta con un médico, una enfermera, dos agentes sanitarios y una asistente social. El problema es que cuando la doctora está de guardia en el hospital, la “salita” se queda sin médico. Respecto a la construcción del nuevo edificio, la jefa de puestos periféricos del Hospital de Roca, Silvina Vargas, indicó que aún no recibieron ninguna notificación del ministerio de Salud provincial sobre la fecha de inicio de las obras, ni respecto de su traslado a un lugar más adecuado para las prácticas sanitarias.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
En J.J. Gómez los médicos siguen atendiendo en un edificio prestado