#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

En la búsqueda del pulso vital 1-09-03

El grupo mexicano incorporó baterías humanas, dos productores norteamericanos de renombre y simplificaron -a simple vista- su propuesta. El resultado es "Cuatro caminos", un disco impecable.



Y sí, con "Cuatro caminos" los mexicanos la hicieron de nuevo Otra vez nos enrostran un disco excelente, pleno de canciones extremadamente propias -aun cuando usen paradigmas de la cultura rock como base-, una obra en la que apuestan al concepto de canción y a la frescura del pop. Claro que todo eso en clave "Tacuba".

En principio parece haber un proceso de simplificación de la música, dejando de lado las experimentaciones extremas de "Revés/Yo soy" y acercándose a lo que se presagiaba en el reciente EP tributo al grupo Los Tres "Valle Calampa".

Hay algunos cambios básicos: primero es el reemplazo de su acostumbrada caja de ritmos por una batería humana a cargo de Víctor Indrisio y Joey Guaronquer, que si bien no son exactos como la máquina, seguro que insuflan un vértigo más sanguíneo y rocker.

Por otro lado, si bien continuaron con la producción del tándem Santaolalla-Kérpel, sumaron a la producción a Dave Fridmann (Mercury Rev, The Flaming Lips, The Dlegados) y Andrew Weiss (Ween, Rollins Band, Babasónicos), lo que agregó una nueva dimensión a las canciones.

La banda había llegado en "Reves/Yo soy" a una instancia difícil de resolver; repetirse no es propio de ellos, pero avanzar ciegos por esa senda los hubiera colocado en un espacio muy alejado del centro de la música popular.

Así es que dejan de lado la experimentación sonora, pero tampoco regresan al mestizaje rítmico que los elevó ante las masas hace casi una década. La apuesta fue hacer canciones, y de las buenas. "Recuerdo prestado" y "Qué pasará" (que resuman algo de Clash), las hermosas baladas "Mediodía" y "Eres", y el uptempo de "Cero y uno" -abre el disco-, "Eo" -primer simple- o la ochentosa "Puntos cardinales".

Y hay más... hay remansos atmosféricos, canciones despojadas, orquestaciones, psicodelia, hasta cumplir los catorce temas, siempre en la búsqueda de reinventarse con cada track.

Un paso más de los cuatro muchachos mexicanos, que por esta vez sólo quisieron galantearnos con una colección de belleza, desparpajo y vitalidad. (I.A.).


Comentarios


En la búsqueda del pulso vital 1-09-03