En la tensión, opinan funcionarios y el obispo

Coinciden en sacar de Lamarque a los policías detenidos.

VIEDMA.- La cuestionada permanencia en un dúplex del ex- BORA de Lamarque de los policías acusados de matar a Daniel Solano dio lugar a varios pronunciamientos oficiales. El ministro de Gobierno, Luis Di Giacomo, ratificó que se mantiene el principio “de priorizar la vida”, evitando el uso de la fuerza para trasladarlos a una cárcel común.

En cambio, el intendente de Lamarque, Sergio Hernández, envío una nota a la secretaria de Seguridad, Martha Arriola, en la que consideró que “no fue una decisión acertada” la de ubicar en esa ciudad a los policías procesados y pidió la “inmediata” resolución del conflicto.

El obispo de Viedma, Esteban Laxague, llamó “a la reflexión, para que la racionalidad impere en estos momentos de tensión”. Invitó a la dirigencia política y a la Justicia para que “en el marco de la Constitución provincial, actúen sin ambigüedades, superando intereses personales, de grupo o partidarios que pongan en peligro la estabilidad institucional y la convivencia social”.

Luego, el bloque del Frente para la Victoria, que preside Pedro Pesatti, reafirmó que “la única autoridad sobre las fuerzas de seguridad es la que ejerce el poder político”. Entendió que los procesados no deben “impedir que se cumpla la orden judicial”, “ni la voluntad de cumplirla por parte del Ejecutivo, ordenando su traslado”. Apoyaron así al gobernador Alberto Weretilneck, “al equipo de Seguridad y de Derechos Humanos” en su decisión de efectivizar “la orden judicial y restablecer la condición de detención de los policías procesados”.

Anoche, Di Giacomo resaltó que el objetivo “es cumplir la ley” y “la orden judicial”, “atendiendo a cada parte” pero “no sometido a presiones”. Dijo que la situación “está encaminada a una solución”, considerando que el “caso es muy complejo”, con factores policiales, políticos y sociales. Afirmó que el gobierno mantiene el criterio de evitar el uso de la fuerza y dijo que el gobernador ya instruyó a cada área la confección de las respuestas al petitorio presentado el jueves por los familiares de Daniel Solano.

En el escrito a Arriola, Hernández solicitó en nombre “del pueblo de Lamarque que se tomen las acciones y decisiones en forma inmediata para solucionar esta situación”. Indicó que la elección de Lamarque como lugar de detención, “fuera del ámbito del Servicio Penitenciario, no ha sido una decisión acertada”, concluyendo que esa comunidad “sufre y sufrirá la desaparición de Solano”.

Por su parte el intendente de Choele Choel, Daniel Belloso, introdujo la cuestión en su discurso por el aniversario de la ciudad. Lamentó que el caso Solano todavía “no fue resuelto por la justicia y esta sociedad sigue sufriendo. La injusticia no sólo genera iniquidad sino que abona el descreimiento y repercute en el conjunto de la sociedad”.


Comentarios


En la tensión, opinan funcionarios y el obispo