“Encontramos las armas abandonadas...”



Peronista sumando a las huestes que lidera Weretilneck, Pesatti es de hecho, y aunque se niegue a definiciones sobre el tema, uno de los hombres de aquel esquema de poder puesto a organizar Juntos Somos Río Negro en movimiento.

–¿La historia del weretilnismo como poder comienza con un robo?

–¿Cómo un robo?

–Lo dice usted en un paper que anda por ahí con aspiración de comenzar a bosquejar la historia del weretilnismo. Dice que nacen de recoger fusiles, bayonetas, capotes, borcegos. Todo lo que queda tras una batalla...

–Ahora sí. Digo que encontramos las armas que estaban abandonadas. No robamos: encontramos. Los ingleses sí se robaban los borcegos de los soldados argentinos muertos, que eran mejores que los propios. Lo dice en sus memorias el general Thompson, uno de sus jefes generales... Y otra aclaración: no hay weretilnismo.

–Weretilnismo es algo complejo de pronunciar, pero si resiste las acechanzas de los tiempos... El MPN no nació como sapagismo. Pero a trancas y barrancas lo fue...

–Acá hay una fuerza política: Juntos Somos Río Negro. Y lo de las armas fue una reflexión de cierre a una interpretación de la dialéctica que nos parió: la resultante de dos derrumbes. Uno, el de la UCR. Por años operó como un partido provincial, pero se licuó en la cultura y prácticas de poder muy negativas. Dos, el resultado de una dirigencia pejotista que se concentró en actuar como embajador del gobierno nacional sin advertir que los embajadores jamás construyen poder propio...

–¿Qué cambiaría en la política rionegrina si ustedes mantienen en el tiempo la cuota de poder que tienen?

–Por formación, soy cauteloso...

–No parece, porque en uno de los papers suyos que se conocen usted dice que son “lo justo y necesario”. ¿No hay vanidad en esa reflexión?

–Vayamos por partes. En relación a lo que cambiaría, es evidente que murió la práctica política de 30 años donde las reglas de juego las dominaba la UCR en acuerdos explícitos con el peronismo. Con estos dos osos con problemas de reumatismo, la política se torna más abierta, la gente puede estar más encima de la política. En cuanto a “somos lo justo y necesario”, no vea vanidad ni soberbia...

–Complejo no hacer esa lectura...

–No lo voy a convencer, pero lo que eso significa es que Juntos Somos Río Negro no carga con condicionamientos propios de estructuras políticas sobredimensionadas de dirigentes que tornan imposible la aplicación de lo que podemos definir como elementales, los más elementales principios de conducción política. Ese es el alcance que le doy a esa frase, no más.

–¿Usted es uno de los elegidos por el trono para armar el movimiento Juntos Somos Río Negro?

–No hay elegidos, no hay planos en la sombra.

–No mienta.

–Estamos en el armado de un movimiento. Pero estamos en pañales en esa materia.

–¿Y por qué un movimiento y no un partido?

–Lo mejor de la política argentina siempre se concretó a partir de movimientos: yrigoyenismo, peronismo...

–¿O sea personalismos en la conducción, verticalismos y siempre esperando la palabra del líder? Domesticación.

–Movimiento en el sentido de reunir el talento que tiene este y no tiene aquel. Cierta lógica del fútbol...

–¿Río Negro no se meterá en el horno si hace política pensando en la redonda?

–Hablo desde la metáfora. “Una historia sin metáfora no es historia” decía Sarmiento, ¿no?

Pedro Pesatti, vicegobernador


Comentarios


“Encontramos las armas abandonadas...”