Energía Mundo pyme

De la escuela industrial a la empresa propia, un camino típico en Neuquén

Se diversificó en momentos de crisis y consiguió nuevos mercados. Comenzaron con la reparación de motores, pero llegaron a instalar plantas de energía. Ahora las bombas para los sets de fractura son el objetivo.

14 dic 2017 - 00:00

Cambiar, adaptarse, incorporar nuevos productos y servicios. Esa parece ser la clave para que muchas pymes de servicios petroleros puedan mantenerse en el tiempo y sobrevivir a los constantes vaivenes de la industria hidrocarburífera.

Es el caso de Hidromec, empresa que comenzó a con la reparación de motores hace 25 años. Con sede central en el Parque Industrial de Neuquén, hoy cuenta con 50 empleados y una planta en Pilar, provincia de Buenos Aires. Ventas, alquileres, proyectos especiales y energía son los cuatro rubros de la compañía.

“Nuestra actividad está muy vinculada al trabajo de pozo. Los equipos para perforación, cementación, terminación y fractura utilizan mucho motor y transmisiones. Con la reparación de esos motores empezamos en 1993 y a mediados de la década pasada incorporamos el proyecto y construcción de plantas de energía”, explica Sergio Kloberdanz, gerente de Hidromec.

La primera planta fue de 8 MW para Caterpillar. “La instalamos en 2007 y la operamos por un año y medio. Seguimos en el tema y en 2011 llegó un proyecto de Enarsa, que en Buenos Aires estaba abocada a la generación de emergencia por los frecuentes cortes de energía en la ciudad”, recordó.

Otra división de la empresa se dedica al alquiler de generadores y torres de iluminación. “Las torres son autónomas, con un motor alimentado con combustible y de distinta potencia. Se usan para trabajar de noche en yacimientos, aunque también las alquilamos para eventos como fiestas o competencias deportivas”, señaló Oscar Ceballos, responsable del área.

Para Kloberdanz la clave está en “crecer ordenadamente pero sin quedarse quietos”. En este sentido, comentó que tienen un banco de pruebas de generadores que los llevó desde Uruguay, para probar equipos de barcos, hasta el estrecho de Magallanes para trabajar en las plataformas marinas. “A fines de los ’90, cuando bajó mucho la actividad, fuimos a Bolivia, donde había mucha demanda por la explotación de gas”, precisó.

Hoy la actividad petrolera de la región se concentra en Vaca Muerta y eso conlleva desafíos no sólo para las operadoras sino para toda la cadena de valor. Por eso Hidromec, además de los motores, comenzó a reparar bombas de fractura. “Las presiones con las que trabajan estos equipos son enormes y las roturas son cada vez más frecuentes. Nosotros tratamos de hacer un seguimiento, una estadística para decirle al cliente cómo se pueden evitar las fallas”, explicó.

El desarrollo de los no convencionales también diversificó a la empresa. Hoy tiene dos equipos de bombeo de alta presión que están trabajando en la inyección de agua de fractura previamente tratada. Además, también con tecnología propia, armaron un proyecto para la transferencia de agua a través de dos kilómetros con mangueras de diez pulgadas. “Buscamos la oportunidad cuando el mercado lo demanda”, sintetizó Kloberdanz.

En números
50
empleados tiene la empresa que además de la base en el Parque Industiral tiene una sede en Pilar, Buenos Aires.
8 MW
fue la potencia instalada de la primera central que montaron para la firma Caterpillar.

La historia de Sergio Kloberdanz como emprendedor es como la de muchos empresarios pymes que hoy aportan valor a la cadena hidrocarburífera. A punto de recibirse de técnico electromecánico en la ENET Nº 1 de Neuquén, hizo sus prácticas en la entonces Naviera Pérez Companc, que finalmente lo contrató. Allí trabajó diez años hasta que junto con un socio fundó Hicromec para dedicarse a la reparación de motores. Empezó en un taller en Cipolletti y en 2005 se mudó al Parque Industrial neuquino.

“En estos casi 25 años hemos pasado por todos los momentos porque la actividad petrolera es muy fluctuante. Si hoy seguimos es porque nos administramos ordenadamente y supimos diversificarnos”, comentó y aseguró que “hoy hay que ser muy finos con los números, gestionar bien los recursos porque las operadoras están achicando gastos”.

“Se hicieron muchos anuncios pero siempre falta concretarlos. Estamos convencidos de que la actividad va a mejorar porque el recurso está y se necesita”, señaló. Por su parte, Eduardo Carbonetti, asesor comercial de la empresa, reveló que este año llegaron directivos de cuatro empresas extranjeras con el interés concreto de formar una alianza estratégica. “Se llevaron una muy buena impresión del trabajo en la zona, pero no se llegó a nada porque ven que no hay reglas claras. Desde el gobierno un día dicen que el gas va a tener un precio y al otro día dicen que sólo será para proyectos nuevos”, se lamentó.

corresponsalía neuquén

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.