Día del gas: el desafío de las grandes obras de transporte

La fecha conmemorativa encuentra al sector ante una gran oportunidad, pero signada por cómo se pueda avanzar con la infraestructura. Cuáles son las obras que ya están en marcha, las por iniciar y las que están en carpeta.

A pesar de los grandes recursos natural que tiene el país, el gas natural ha sido uno de los principales ejes del drenaje de divisas de los últimos años para Argentina, pero eso podría cambiar radicalmente si se completa una serie de obras de infraestructura ya proyectadas.

La primera de estas grandes obras ya está en marcha y se trata del gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK). Esta línea irá desde Tratayén, en el corazón de Vaca Muerta, hasta Saliquelló en Buenos Aires y permitirá en una primera etapa transportar 11 millones de metros cúbicos de gas por día, y hasta 24 con la puesta en marcha de las plantas compresoras.

La obra, que además requiere del tramo Mercedes – Cardales para su distribución, está en plena construcción y si bien el gobierno espera inaugurarla el próximo 20 de junio, algunos especialistas de la industria consideran que la puesta en marcha del sistema podría demorarse un poco más.

Los 11 millones de metros cúbicos diarios que adicionará esta red en su fase sin compresión servirá para fortalecer la oferta en la zona de Buenos Aires, reduciendo así parte de las importaciones tanto de gas natural licuado (GNL) como también de gasoil y fuel oil.

Mientras que será la puesta en marcha de las plantas compresoras, prevista hacia fines de año, la que permitirá elevar de forma más concreta la oferta de gas.


La reversión del Gasoducto Norte


Paralelamente a esta obra el gobierno nacional avanza con el Banco de Desarrollo de América Latina, el ex CAF en el financiamiento de otro paquete de obras destinadas también a llevar más gas de Vaca Muerta a otros puntos del país.

Se trata del proyecto de reversión de parte del Gasoducto Norte, entre Córdoba y el límite sur de Tucumán, que se complementa con un nuevo gasoducto de vinculación entre La Carlota y Tío Pujio.

Estas obras que se espera que en este mes reciban el financiamiento exterior por 540 millones de dólares permitirían dos grandes avances. Por un lado, ampliarían el mercado nacional para el gas de Vaca Muerta al llegar a más provincias, dado que en la actualidad solo se extiende hasta Córdoba.

Y más importante aún, esta obra permitirá abastecer de gas a varias provincias del centro y noroeste argentino ante la caída de los envíos de gas natural desde Bolivia, que ya en este invierno podrán en jaque a varias industrias del Noroeste Argentino (NOA).

Vaca Muerta tiene un enorme potencial productivo, pero los gasoductos limitan su crecimiento. (Foto: Matías Subat)

De confirmarse el financiamiento, los trabajos comenzarán este mismo año, ya que el objetivo del gobierno y de Transportadora Gas del Norte (TGN) que realizará una obra vinculada entre San Jerónimo y Tío Pujio, es que la modificación esté lista antes del invierno del año que viene.

Estas obras podrán luego extenderse, en lo que hace a la reversión del Gasoducto Norte, hasta la frontera con Bolivia, permitiendo así que el gas de Vaca Muerta pueda llegar a ese sistema de gasoductos que incluso se vincula con el gran cordón industrial de Brasil como es la zona de San Pablo.

Pero así como para esta segunda etapa aún se requieren los planes de ingeniería y en especial los millonarios fondos, también está pendiente de definición la segunda etapa del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner.

Este tramo 2, lo que hará será vincular Saliquelló en Buenos Aires, con San Jerónimo en Santa Fe, y de esa forma ampliar realmente la oferta de gas desde la formación shale hasta unos 40 millones de metros cúbicos en el corazón del sector industrial del país.

Estas obras, permitirán progresivamente ir reduciendo la necesidad de importaciones de GNL, y de otros energéticos entre los que este año también abundará la energía eléctrica proveniente de Brasil. Y serán también un motor para multiplicar la producción de gas natural de Vaca Muerta que hoy no puede crecer más ante la falta de vías de transporte.

Actualmente los desarrollos de Vaca Muerta generan entre 50 y 55 millones de metros cúbicos de gas natural por día, un volumen que para comparar basta decir que supera a toda la producción de Bolivia.

Pero que claramente podría ser mucho mayor dado que en los últimos años las mayores inversiones en Vaca Muerta se han dado en el segmento del petróleo, relegando un tanto a la producción de gas.

Y allí es donde cuadra el gran proyecto que tiene entre manos YPF, pero en el que también hay otras empresas interesadas, que es la licuefacción del gas para poder exportarlo a gran escala al mundo como GNL.

Si bien existen iniciativas de baja escala, como la que planifican Transportadora Gas del Sur (TGS) junto con Excelerate Energy para montar plantas modulares que funcionen en los meses de bajo consumo del país, la apuesta de YPF en alianza con el gigante malayo Petronas, es la construcción de otro gasoducto exclusivamente destinado a la producción de GNL para la exportación.

Esta iniciativa es la que permitiría cambiar definitivamente al sector, al habilitar la exportación de hasta 20.000 millones de dólares al año y el paso de 460 buques con GNL argentino.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios