Ley de GNL: aprobación en Diputados, con abstención masiva de Juntos por el Cambio

Se aprobó esta madrugada y ahora pasará al Senado. Se trata de una normativa con fuerte impacto para Vaca Muerta.

La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada por 126 contra 7 votos y 102 abstenciones y giró en revisión al Senado el proyecto de ley del Poder Ejecutivo que promueve la producción del Gas Natural Licuado (GNL), que apunta a valorizar el potencial de Vaca Muerta y «aumentar la inversión extranjera».

La iniciativa fue aprobada por 126 votos que fueron aportados por diputados del Frente de Todos, Provincias Unidas y MPN, mientras el rechazó reunió 7 votos de la izquierda y libertarios, y hubo 102 abstenciones de Juntos por el Cambio, del socialismo y un legislador de Córdoba Federal.

El diputado y gobernador electo de Neuquén, Rolando Figueroa marcó que «si se toman las medidas indicadas, podemos monetizar nuestro subsuelo». 

Lo calificó como «un día histórico para Neuquén, para los patagónicos y para toda la Argentina, porque este Régimen de Promoción del GNL va a ser una verdadera política de Estado que va a traer crecimiento y empleo gracias al desarrollo que nos permite Vaca Muerta».

Puso de relieve que «tenemos una gran oportunidad: 20.000 millones de dólares de superávit va a generar Vaca Muerta sin riesgo climático, y no lo podemos desaprovechar”.

«Esta ley es para construir políticas para la gente y es una buena ley que termina desarrollando la Argentina», destacó.

Destacó que Vaca Muerta «provee el 52% del petróleo de este país, el 65% de gas, como así también puede abastecer a toda la Argentina en virtud de las diferentes obras que se están llevando adelante».

También señaló que si se quiere monetizar «nuestro subsuelo, hay que seguir construyendo ductos. La posibilidad de proveer de GNL a Asia y Europa, nos impone tener que construir 3 yacimientos Néstor Kirchner”, ejemplificó.

Desde la oposición, el diputado del PRO Francisco Sánchez dijo: «no veo mal que acompañemos un proyecto como este, me parece sano, pero no lo vistamos de otra cosa acá se están trabajando intereses de sectores específicos, de una empresa nacional como YPF con otra internacional como Petronas”.

A su turno, la diputada de Río Negro, Susana Landriscini, del Frente de Todos, valoró del proyecto que «tiene que ver con la licuefacción», algo «imprescindible para la monetización de las reservas, para poner en marcha nuevas etapas de todo el tejido productivo que tiene que ver con la exploración de nuevas cuencas, con la extracción y el aumento del nivel de fractura».

«Una valiosa oportunidad para discutir el rumbo de nuestro país», sostuvo en el inicio de su intervención el diputado neuquino Pablo Cervi, de Evolución Radical.

«Hemos presenciado un proceso sin diálogo en comisión«, cuestionó y marcó que tuvo cambios significativos minutos antes del plenario, por lo que no hubo tiempo de analizarlos. Señaló que eso «no se condice con la necesidad de tratar ese tipo de leyes y los consensos que se necesitan para la política energética».

«La ventana temporal de utilizar este recurso es muy limitada», sostuvo, por lo que hay que aprovecharlo «para que no quede debajo de la tierra sin utilizarlo».


Ley de GNL: cuestionamientos desde la oposición

Por su parte,el legislador santafesino Gabriel Chumpitaz, del bloque PRO, en cuanto a los aspectos técnicos del proyecto, marcó que una de sus inconsistencias es cómo se abordará «el flete» de la distancia del GNL a los centros de consumo.

La radical mendocina Jimena Latorre, dijo que «en lugar de dar un salto al vacío con un proyecto como este, el Gobierno que se está yendo debería haber definido una política energética en base a una
planificación estratégica; no lo hicieron en cuatro años, ahora ya es tarde”.

Desde la izquierda, el diputado Nicolás del Caño señaló que “este proyecto no está pensado en función de las necesidades de la población sino en función del mandato exportador que impone el FMI y el saqueo de las grandes petroleras”.


Ley de GNL: qué dijeron desde YPF


Desde Diputados se informó, que según explicaron autoridades de YPF, el marco general del proyecto propone una estabilidad fiscal de 30 años, la devolución del IVA, derechos de exportación variables, exención de tributos a la importación y la adhesión provincial y municipal.

También establece un marco cambiario que supone la libre aplicación de exportaciones 50%, el acceso a divisas para importaciones y una estabilidad cambiaria por 30 años para normas de endeudamiento financiero.

Al comienzo del plenario donde obtuvo dictamen el proyecto de GNL, el titular de la Comisión de Energía, Santiago Igon, adelantó que “después de mucho trabajo y negociación con bloques de la oposición, hemos llegado a modificaciones del texto original”. Antes de leer las modificaciones, explicó que se trata de artículos con “cuestiones de forma”.

Legisladores de la oposición se manifestaron en contra del “tratamiento exprés” del proyecto.


GNL: los 10 puntos clave para entender de qué se trata y su impacto en Vaca Muerta


Por Matías Del Pozzi

La normativa tiene casi 40 artículos y ofrece una serie de beneficios para las empresas que cumplan con ciertas pautas, plazos, montos de inversión y condiciones. Para Vaca Muerta se trata de una normativa clave. 

El proyecto fija beneficios por hasta 30 años para las empresas que inviertan un monto mínimo (ver adelante) y alcancen una producción mínima, en plazo que también está fijado en la normativa. Antes deberán suscribirse al régimen que tendrá como autoridad de aplicación a la secretaría de Energía. 

Las empresas tendrán garantía de estabilidad fiscal y regulatoria y podrán optar por tres opciones para exportar gas en condición firme. También se incluye la figura de obras de transporte y abastecimiento de gas exclusivo para dichos proyectos. 

Para Vaca Muerta es fundamental que se cree un marco regulatorio para el GNL y es que es la única forma de desbloquear el verdadero potencial gasífero que tiene. La formación representa más de 150 años de consumo local de gas y la demanda regional es insuficiente para monetizar Vaca Muerta.  

De no avanzar con proyectos de mediana y gran escala, lo más probable es que gran parte del gas que posiciona a Vaca Muerta como la segunda reserva de shale gas del mundo, quede bajo tierra.  

Por otra parte, el desarrollo de este mercado también significará un aumento en la inversión privada en el país, optimizará la balanza comercial de la mano de mayores exportaciones y, por otra parte, permitirá la industrialización y desarrollo de infraestructura de tamaño.  

1. Acceso al régimen: para acceder a régimen de promoción, las empresas deberán invertir al menos 1.000 millones de dólares y alcanzar una producción un millón de toneladas anuales. El plazo para realizar estas inversiones será de hasta 6 años, y puede ser prorrogado mediante negociación la autoridad de aplicación.  

Los proyectos podrán ser modulares, sin embargo, cada etapa sucesiva debería contemplar una inversión nueva de otros 1.000 millones de dólares o una capacidad mínima de producción de 1 millón de toneladas anuales.  

2. Plazos: los beneficiarios gozarán de los derechos, garantías y beneficios promocionales previstos hasta 30 años posteriores a la puesta en marcha de la planta de licuefacción, de la ampliación o de las etapas sucesivas, según corresponda. 

3. Acceso a divisas: los titulares de los proyectos gozarán por un plazo de 30 años, a partir de la primera exportación, de un monto de libre aplicación de hasta el 50 % de las divisas obtenidas en las exportaciones. 

4. Garantía de suministro y transporte: las empresas tendrán un gasoducto, con su respectivo suministro, dedicado, lo que implica que no se podrá usar para otros medios, ni tampoco será tenido en cuenta como un caño parte del sistema troncal de transporte. 

5. Retenciones: la alícuota de derechos de exportación será del 0 % en los casos en que el precio de la exportación sea igual o inferior a 15 USD/MMBTU. Si el precio es igual o superior a 20 dólares por la unidad de medida, la alícuota será de 8%. 

6. Exportaciones en firme: los beneficiarios podrán optar entre tres opciones. La primera contempla una autorización de exportación de carácter firme, por los volúmenes proyectados de producción de GNL descriptos en el proyecto, hasta por 365 días del año, por el plazo de 30 años. 

La segunda es una autorización de exportación de carácter firme por los volúmenes proyectados de producción de GNL, descriptos en el proyecto y producidos entre los meses de enero a mayo y de septiembre a diciembre de cada año, por el plazo de 30 años.  

La tercera contempla autorizaciones individuales de exportación para el GNL producido por el proyecto por cargamento, previo ofrecimiento al mercado interno, conforme el procedimiento que establezca la reglamentación de la ley. 

7. Estabilidad fiscal y regulatoria: los beneficiarios no podrán ver incrementada la carga tributaria total determinada al momento de la presentación del proyecto de inversión como consecuencia de aumentos en los impuestos y tasas (municipal, provincia y nacional) o la creación de otras nuevas que los alcancen como sujetos de derecho de los mismos, alcanzando a todos los tributos. 

Las empresas tendrán la garantía de estabilidad regulatoria, la cual importará la inaplicabilidad de modificaciones futuras a la ley de GNL, y la inaplicabilidad de normativa reglamentaria, en relación a un proyecto aprobado y sus ampliaciones, modificaciones y/o etapas sucesivas. 

8. Importación de bienes: quedarán exentas de los derechos de importación, de las tasas por servicios portuarios, aeroportuarios, de estadística y comprobación y del IVA, las importaciones para consumo de bienes de capital, repuestos, partes, componentes e insumos que estén destinados a las diversas etapas de los procesos. 

9. Impuesto al Valor Agregado y a las Ganancias: las empresas gozarán de la devolución del Impuesto al Valor Agregado que, por la compra, fabricación, elaboración o importación definitiva de bienes de capital y/o la realización de obras de infraestructura, les hubiera sido facturado. Se les será acreditado luego de transcurrido 1 período fiscal. 

Las beneficiarias quedan sujetas a una alícuota del 30%, por las ganancias netas imponibles obtenidas como consecuencia de la comercialización de GNL y transporte de gas para la producción del combustible. 

10. Contenido nacional: las inversiones que se realicen hasta el décimo año deberán contemplar un 15% de contenido nacional. A partir de ese año la obligatoriedad aumenta hasta 30% y, por último, desde el vigésimo año en adelante hasta el 50%. Vale mencionar que la ley habilita a las empresas a darse de baja del régimen, aunque debe ser antes del sexto año. 


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios