El CEO de Shell Ben Van Beurden se retira tras casi 40 años en la compañía

Será reemplazado por el jefe de gas y energías renovables de la firma, Wael Sawan. Van Beurden pasará a ser asesor del directorio hasta fines de junio de 2023.




El presidente ejecutivo de Shell Plc, Ben van Beurden, anunció que dejará el cargo a fin de año después de casi 40 años en la compañía. Será reemplazado por el jefe de Gas y Energías Renovables de la firma, Wael Sawan. «Ha sido un privilegio y un honor haber servido a Shell durante casi cuatro décadas y liderar la empresa durante los últimos nueve años», resaltó.

Van Beurden se incorporó a Shell en 1983 y trabajó en los Países Bajos, África, Malasia, Estados Unidos y el Reino Unido. Antes de convertirse en director ejecutivo en enero de 2014, pasó diez años trabajando en el negocio de gas natural licuado de la firma y dirigió la unidad de productos químicos de la empresa. 

Van Beurden llevó a Shell a una importante revisión de su estructura legal que trasladó su sede de los Países Bajos a Londres y eliminó «Royal Dutch» de su nombre. La medida fue un reflejo de las tensas relaciones con el país: un importante fondo de pensiones había eliminado a todos los productores de la industria de su cartera y un tribunal había ordenado que redujera las emisiones con más fuerza y ​​rapidez de lo previsto.

El director ejecutivo con sus 64 años dirigió la empresa en momentos claves de su historia. El primer gran movimiento en su cargo se dio en 2015 cuando adquirió a su entonces rival BG Group Plc. El acuerdo fue de 50 mil millones de dólares y puso a prueba las finanzas de la compañía durante una caída del precio del petróleo, pero que permitió establecer una empresa rentable y sólida«, señaló el presidente de Shell, Andrew Mackenzie.

Al inicio de la pandemia de Covid-19, Van Beurden gestionó el primer recorte del dividendo de Shell desde la Segunda Guerra Mundial. La medida alertó a inversores y acentuó la gravedad de la crisis sanitaria mundial para la industria. Estos dos eventos definieron el legado del CEO saliente, remarcó el analista de RBC Capital, Markets Biraj Borkhataria.

La adquisición de BG, que fue criticada en ese momento, ahora parece un buen negocio «tras los recientes eventos geopolíticos y el endurecimiento del mercado mundial del gas», dijo Borkhataria. «El recorte de dividendos en 2020 es obviamente algo con lo que a ningún director general de Shell le gustaría estar asociado», pero colocó a la empresa en una base financiera sostenible. 

Con estas medidas, Shell está lista para devolver un récord de 30.000 millones de dólares a los inversores este año, aseguró el analista. Las acciones subieron un 0,2% en Londres, lo que llevó la ganancia de este año a más del 44%, detalló.

Los grupos de la industria elogiaron su liderazgo a lo largo de los años. El CEO de Offshore Energies UK, Mike Tholen, subrayó que «desempeñó un papel importante en el apoyo a este sector en rápida evolución mientras se esfuerza por ofrecer un futuro de cero emisiones netas y, al hacerlo, reconoce los desafíos que enfrenta Europa para superar la actual crisis energética».

El director ejecutivo saliente también forjó el plan de la compañía que busca pasar de los combustibles fósiles a fuentes de energía más limpias. Él “ha estado a la vanguardia de la transición de Shell a un negocio de energía de cero emisiones netas”, dijo Mackenzie en un comunicado que anunciaba su renuncia. 

«He tenido la suerte de trabajar junto a tantas personas talentosas de diversos orígenes, todas comprometidas con el objetivo de la compañía de proporcionar al mundo los productos básicos esenciales de la vida moderna. Estoy muy orgulloso de lo que hemos logrado juntos. Tengo una gran confianza en Wael como mi sucesor. Es un líder inteligente, con principios y dinámico», resaltó Van Beurden.

Su renuncia entra en vigencia el 1 de enero de 2023, fecha en la que pasará a ser asesor del directorio hasta el 30 de junio de 2023.


Vientos de cambio en las prioridades de Shell


El nombramiento de Sawan como nuevo CEO refleja el cambio a largo plazo en las prioridades de Shell, junto con gran parte de la industria. La compañía ya se ha comprometido a alejarse del petróleo hacia el gas natural, el hidrógeno, la energía eólica y la solar. Ese cambio le trae a la empresa muchos desafíos, pero también oportunidades, dijo Sawan.

“Espero poder canalizar el espíritu pionero y la pasión de nuestra increíble gente para estar a la altura de los inmensos desafíos”, dijo Sawan en el comunicado. “Seremos disciplinados y enfocados en el valor, mientras trabajamos con nuestros clientes y socios para brindar la energía confiable, asequible y más limpia que el mundo necesita”. 

Sawan nació en Beirut, Líbano en 1974. Creció en Dubai y tiene una maestría en ingeniería química de la Universidad McGill en Montreal y una maestría en administración de empresas de la Escuela de Negocios de Harvard. Ha trabajado en Shell durante 25 años en cargos en distintas partes del globo, incluidos períodos como vicepresidente ejecutivo de aguas profundas y para las operaciones en Qatar.

“Sawan es bien conocido en el mercado y podría decirse que su nombramiento ha sido muy anticipado”, dijo en una nota el analista de JPMorgan Chase & Co, Christyan Malek. “Esperamos que mantenga el enfoque pragmático y holístico de Shell para la transición energética”, comentó.


Comentarios


Logo Rio Negro
El CEO de Shell Ben Van Beurden se retira tras casi 40 años en la compañía