Exclusivo Suscriptores

Nación deberá definir si subsidia la luz a conocidas bodegas de la Patagonia

Neuquén elevó el listado de potenciales beneficiarios de una rebaja en la tarifa eléctrica por la emergencia agraria. Incluyó a todo el sector desde pequeños productores, hasta bodegas de algunas de las familias más ricas del país como Eurnekian, Bemberg, Mindlin y en el ámbito local a Schroeder y Viola.

Luego de que Mendoza accediera a una rebaja en la tarifa eléctrica por el impacto de las heladas tardías en la vitivinicultura, Neuquén solicitó a Nación el mismo beneficio y ya consiguió el visto bueno de la Secretaría de Energía. Sin embargo, en el listado enviado se incluyó a todo el sector potencialmente perjudicado y será el gobierno nacional el que defina si le da subsidios a la energía no solo a conocidas bodegas, sino que también son de propiedad de algunas de las familias más ricas del país como Eurnekian, Bemberg y Mindlin, y a nivel local a los empresarios Schroeder y Viola.

El pasado 11 de octubre la Secretaría de Energía de la Nación publicó la Resolución 830/2023 que avala precisamente aplicar un subsidio especial a los productores perjudicados por la emergencia agraria. Se trata puntualmente de quienes se vieron afectados por las heladas tardías que se registraron entre noviembre y febrero y que causaron estragos en el sector vitivinícola de Neuquén, al igual que sucedió en Mendoza.

El beneficio especial que aprobó Nación consiste en incluir a los beneficiarios de dicha emergencia agraria en la tarifa eléctrica del Nivel 2 de la segmentación, es decir que se los equipara con las familias de menores ingresos del país.

La resolución marca que este beneficio se extenderá por medio año, desde este mes y hasta fines de marzo del año que viene. Y señala que los usuarios alcanzados serán productores «frutícolas, vitivinícolas, hortícolas, forrajeros y frigoríficos afectados a la producción agrícola» en Neuquén. 

Pero, la resolución nacional marca que la provincia de Neuquén será la que proponga a los beneficiarios, al incluirlos uno a uno en los alcances de la emergencia agraria que en Neuquén se reguló por la ley provincial 3117.

Lo que hizo el gobierno neuquino fue elevar un listado con todos los potenciales beneficiarios, desde los productores primarios que perdieron sus cultivos por las heladas que se registraron justo antes de la cosecha, como también a los galpones de empaque, frigoríficos de fruta y bodegas, ya que consideró que tuvieron menos trabajo por registrarse una menor producción.

Es así que el listado tiene poco más de 500 potenciales beneficiarios, ya que será ahora el gobierno nacional el que determine si avala a la totalidad, o si objeta a alguno de ellos.

Río Negro accedió al listado que fue elevado recién este lunes 23, el día después de las elecciones. Y en el cual se da cuenta no solo de pequeños productores, algunos con apenas un par de hectáreas. También hay conocidas empresas del sector agrario, algunas que tienen varias chacras, una decena de frigoríficos y galpones de empaque que son los que subsisten a los loteos en la provincia y finalmente todo un sector bodeguero.

El listado comprende por ejemplo a la Bodega del Fin del Mundo, de propiedad del poderoso Grupo Eurnekian que no solo administra la red de Aeropuertos 2000 sino también la petrolera CGC. Alguna relación pareciera haber entre las petroleras y los vinos, ya que dos de los beneficiarios propuestos son las bodegas Loma La Lata SA y Pampa Energía, de la firma que conduce Marcelo Mindlin.

Pero el listado no termina allí. También se incluyó a Bodega Delta Este, que vende la marca Secreto Patagónico y que pertenece a la familia de Carlos Groppo, un exdirectivo de YPF.

Río Negro consultó a las empresas petroleras sobre la incorporación en el listado de potenciales beneficiarios y tanto desde Pampa Energía como desde Pluspetrol aseguraron desconocer que habían sido incluidos en el mismo.

Entre las bodegas que podrían pasar a tener una tarifa equiparable a la tarifa social, se encuentra también Grupo Peñaflor, una firma de la familia Bemberg, los exdueños de la cervecería Quilmes, entre otras empresas.

También se incluyó a Viñedos de la Patagonia, más conocido por la marca Malma, de propiedad de Julio Viola, quien también figura con su propio nombre en el listado.

Por último figuran en la lista tres empresas y un productor más, todos con algo en común y es que son del mismo grupo empresario. Estos son María y Adelina SA, comercialmente conocida como Bodega Familia Schroeder; Pincen SA otra empresa del mismo grupo; una chacra a nombre de Roberto Schroeder y Harvest SA, la misma empresa con la que el grupo Schroeder se quedó el año pasado con el remate de la bodega Valle Perdido, su hotel y cinco chacras por 722 millones de pesos.


Créditos del Iadep y remates


La historia de las bodegas neuquinas tiene un extenso capítulo oscuro en torno a los créditos que fueron otorgados por el Instituto Autárquico de Desarrollo de Neuquén (Iadep) a muchas de ellas para su construcción a principios de la década del 2000 y que registraron una escandalosa mora.

El último capítulo de esa larga historia se escribió el año pasado cuando una de esas bodegas llegó finalmente al remate, en manos nuevamente del Iadep a raíz del crédito impago.

En total se remataron 5 chacras ubicadas en la zona de San Patricio del Chañar, las chacras 110,115 A, 115 B, 116 y 117, y también el hotel y la bodega Valle Perdido. Los desarrollos habían sido del empresario y abogado Fernando Muñoz de Toro, pero finalmente terminaron en un proceso de quiebra y su remate por parte de la entidad estatal.

Pese a que hubo 35 interesados en el remate, finalmente se materializaron solo dos ofertas: una de Harvest SA y otra de María y Adelina SA, que como se mencionó más arriba, ambas son del mismo grupo Schroeder.

La oferta más alta fue la de Harvest, que con 722 millones de pesos propuso reactivar la producción agraria, sino también hacer allí un negocio inmobiliario que incluye bajo el modelo de casas quintas, una cancha de golf, una de polo y reactivar la bodega, pero ahora bajo el nombre de Alpataco.

La Secretaría de Energía de la Nación será ahora la que defina si este ambicioso y multifacético proyecto tiene además la ventaja de contar por seis meses con una tarifa subsidiada de luz.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora