Vaca Muerta: cómo es el modelo de desarrollo al que apuestan las petroleras 

Las empresas de Vaca Muerta estandarizaron una manera para operar sus áreas que es clave para dar el salto de escala. Mirá de qué se trata y cuáles son los principales beneficios del esquema que se masificó.  

En los últimos dos años Vaca Muerta no solo creció en producción, sino que también se expandió en acreaje, con un modelo de desarrollo que se masificó entre las petroleras y se posicionó como una clave para dar el salto de escala. Se trata de la integración de áreas a través de hubs para su producción conjunta. 

Según un relevamiento que realizó Energía On, son diez las petroleras de Vaca Muerta que tienen bloques en modo industrial, o con perspectivas en el horizonte, con este modelo. Hablamos de YPF, Vista, Shell, ExxonMobil, TotalEnergies, Tecpetrol, Pan American Energy, Phoenix Global Resources y Pampa Energía. 

Este artículo sólo contempló las empresas operadoras de las áreas y no las participaciones. Además, sólo se tuvieron en cuenta las que tienen concesiones no convencionales otorgadas por Neuquén. 


El estándar de Vaca Muerta 


Como primer punto se puede decir que esta forma de desarrollo conjunto de bloques muestra un salto de escala en cuanto a la intensidad de los trabajos, y, por ende, de las inversiones. Y, a pesar de que no todos los proyectos están en el mismo nivel de avance, marcan un claro estándar. 

Se trata de un modelo que presenta diversas ventajas, principalmente en términos económicos y de objetivos de producción. También hay ventajas respecto a la logística de personal, al traslado de herramientas y equipos, y de comercialización de insumos como arena y agua. 

Las obras de infraestructura grandes como los son las plantas de procesamiento, tratamiento, y almacenamiento, además de requerir inversiones altas, demandan varios meses de trabajos.  

YPF es la empresa que tiene el core hub con mayor nivel de desarrollo de la formación. (Foto: gentileza)

Con lo cual, hay un lapso de tiempo importante entre que se invierte el dinero y se recupera con la producción de los bloques. Una vez desarrollada la infraestructura de peso, las locaciones de los bloques nuevos se interconectan con ductos. 

Las instalaciones grandes se emplazan en el principal bloque de cada empresa. Esto no implica que los nuevos bloques que van sumando no tengan infraestructura grande después, sino todo lo contrario. El objetivo final es que cada bloque sea independiente y esto se explica porque (además de contratos) se llega a un punto que la capacidad de procesamiento es dedicada a cada área.  

Con lo cual, en un nivel más avanzado de desarrollo, los nuevos proyectos se diseñan con todas las instalaciones desde cero. 

El caso más representativo de un hub de áreas que nacieron así y hoy son prácticamente independientes es el de YPF, que es la que tiene su núcleo de petróleo en un nivel más avanzando que todo el resto de las empresas de la formación (ver adelante). 


El desarrollo conjunto de áreas no necesariamente debe pensarse desde lo geográfico.


Un punto importante a destacar es que el desarrollo conjunto va más allá de lo territorial, y no necesariamente debe pensarse desde lo geográfico. Se aprovechan recursos a nivel industria que no tiene que ver con un servicio en un lugar. 

Esto también explica por qué Vaca Muerta comenzó a desarrollarse en las cercanías de Añelo, ya que se aprovechó toda la infraestructura que había del convencional. 


Cómo se inician los proyectos en Vaca Muerta  


Cuando las empresas dan inicio a sus proyectos en la formación, una de las primeras obras asociadas a la producción que realizan es la instalación de una Planta de Producción Temprana (EPF, por sus siglas en inglés). Son plantas pequeñas con un nivel de procesamiento inicial bajo, en el rango de los 5.000 a los 20.000 barriles por día, pero les permite a las operadoras comercializar el gas y petróleo de manera rápida. 

En algunos casos, cuando arrancan con los proyectos, utilizan plantas que tienen empresas en áreas vecinas para procesar la producción. 

Las operadoras buscan generar sinergias de todo tipo entre sus bloques y los de otras empresas. (Foto: archivo Matías Subat)

En paralelo, comienzan a trabajar las obras grandes para poder elevar los proyectos a lo que en la industria se conoce como desarrollo masivo. Es el estadio de actividad intensa en cuanto a producción e inversiones que requiere un nivel de trabajos alto para sostener y ampliar los volúmenes extraídos.  

Mientras elevan los niveles de producción de sus áreas principales, las firmas arrancan los proyectos de exploración en sus bloques secundarios. Una vez que definen qué regiones se van a desarrollar primero, se planifican las redes de transporte que llevarán la producción a sus bloques centrales donde tienen la infraestructura importante.  


Los principales hubs de Vaca Muerta  


El caso más representativo, y el que hizo punta de flecha en la formación, es el de YPF. La petrolera de bandera tiene el hub de crudo shale con mayor avance en Vaca Muerta, no solo en términos de infraestructura, sino también de producción.  

Hablamos de las áreas Loma Campana, La Amarga Chica y Bandurria Sur. En Loma Campana, la petrolera comenzó su proyecto fuerte en la formación y, en un primer momento, compartieron infraestructura. Hoy cada uno es independiente de otro, con sus propias Plantas de Tratamiento de Crudo (PTC) y transporte. 

Vale mencionar que el bloque Aguada del Chañar (hoy en un estadio preliminar) para la firma es parte de este núcleo. 

Vista planea construir un núcleo de desarrollo similar al de YPF. (Foto: gentileza)

En Vista está en proceso de desarrollo algo similar a lo que hizo YPF. Hoy su área más grande es Bajada del Palo Oeste, y el año pasado se expandió con los primeros pozos en Bajada del Palo Este y también en Aguada Federal.  

El objetivo de la firma es avanzar en segundo lugar con el bloque Aguada Federal, y, para esto, el año pasado emplazaron un oleoducto que conecta sus pozos con las instalaciones en Bajada del Palo Oeste. La tercera pata de su primer core en la formación es luego expandirse hacia Bajada del Palo. 

Shell fue una de las primeras extranjeras en pasar a modo industrial sus bloques Cruz de Lorena, Sierras Blancas y Coirón Amargo Sur Oeste. Su núcleo de producción está en Cruz de Lorena, pero cuenta con instalaciones importantes también en Sierras Blancas. 

La firma también tiene un proyecto inicial en el área Bajada de Añelo, que opera junto a YPF. Si bien no está cerca de los tres anteriores, si lo está de Bandurria Sur de YPF donde tienen participación.  


Los proyectos con perspectivas de desarrollo conjunto


Pan American Energy, que concentra el grueso de sus trabajos en la formación en Lindero Atravesado, tiene dos grupos de bloques donde hay potencial de desarrollo conjunto. Al oeste de la formación está Aguada de Castro y Aguada Pichana Oeste, ambos sobre la ventana de gas seco. 

Mientras que en la zona este de Vaca Muerta tienen algo similar en los bloques Coirón Amargo Sur Este y Aguada Cánepa, que están sobre la ventana de petróleo. 

Phoenix Global Resources tiene concesiones no convencionales en dos bloques petroleros de Vaca Muerta: Mata More Norte y Mata Mora sur. La firma ya comenzó a desarrollar el primero y su apuesta es construir un hub central en ese acreaje. 

La apuesta a este modelo podría trascender la provincia de Neuquén y es que el mes pasado tanto PAE como Phoenix ofertaron por dos bloques en Río Negro, con perspectivas a Vaca Muerta. Se trata de Confluencia Norte y Confluencia Sur.  

Son áreas cercanas a Mata Mora y a Coirón Amargo Sur Este, y cualquiera de las dos que logre quedarse con uno o los dos bloques podrían repetir el modelo de desarrollo. 

La petrolera del grupo Techint, Tecpetrol, también tiene dos bloques linderos, sobre la ventana de shale oil, donde podría integrar sus operaciones. Son los bloques Puesto Parada y Punta Senillosa. 

La norteamericana ExxonMobil también opera áreas con claras perspectivas del modelo estándar de Vaca Muerta. El principal podría ser el área Bajo del Choique – La Invernada con Los Toldos 2 Oeste y, el otro, Pampa de las Yeguas 1 y Los Toldos 1 Sur. 

La francesa TotalEnergies podría aplicar lo mismo en los bloques donde tiene concesiones no convencionales juntas. Son los bloques La Escalonada y Rincón la Ceniza, pese a que la firma se concentra en el segmento del gas, estos bloques están sobre la ventana de petróleo y gas húmedo. 

Pluspetrol, que tiene su core en el bloque gasífero, La Calera recibió el año pasado la luz verde de Neuquén para desarrollar las áreas Loma Jarillosa Este y Puesto Silva Oeste. Ambos bloques están sobre la zona de petróleo negro de la formación. 

Por último, se puede nombrar el caso de Pampa Energía, que tiene dos concesiones no convencionales en la formación: Sierra Chata y El Mangrullo, su principal área. Recientemente ofertaron para quedarse con el área Las Tacanas Norte que es lindera a El Mangrullo. 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora