Enrique Nicolás vuelve a su primer amor: el jazz

Tocará con el Cuarteto Jazz Estudio y Osvaldo Listen Trío.



#

El pianista Enrique Nicolás no deja el tango, pero se entusiasma con su vuelta al jazz.

NEUQUÉN (AN).- Esta vez en el ciclo de Jazz de Arpillera desembarca un talento neuquino que supo marcar huellas en el mundo del jazz local y hoy es un referente del tango neuquino. Enrique Nicolás regresa a su primer amor y se presentará junto al Cuarteto Jazz Estudio y Osvaldo Listen Trío, con un repertorio de clásicos y latinos. El tercer concierto del ciclo se realizará hoy a las 22 en el bar cultural de Tucumán y Alderete. El cuarteto está integrado por Francisco Fuchs en guitarra, Pope González en contrabajo y Gabriel Araya en batería, con Nicolás al piano, como invitado especial. Enrique Nicolás, reconocido pianista neuquino que tocó con Rubén Juárez entre otros grandes y formó el trío de tango Dequerusa, debutó como músico profesional a los 18 años con un repertorio de jazz. Durante años este género fue su fuente de inspiración y su trabajo. “Pero un buen día dejé de tocar, así nada más, y me dediqué al tango”, comentó Nicolás recordando viejos tiempos. “No es que dejó de gustarme o dejé de escuchar, simplemente dejé de tocar”, agrega y aclara. Hace pocos días Osvaldo Lichtenzveig lo llamó para ver si en algún lugar le quedaban “ganitas” de volver tocar algo de jazz. “Me entusiasmó la idea. Yo pensé que ya no me queda nada más que hacer en esa materia pero cuando nos juntamos a ensayar descubrí temas nuevos, vi lo que estos chicos están haciendo que lo hacen muy bien y aprendí cosas nuevas y modernas del género y me encantó la idea”, reveló el pianista. Si bien el tango es su actual amor, Enrique Nicolás aseguró que “tal vez más adelante arme un repertorio para jazz, o alguna vez me vean tocando por ahí algo de jazz. Quien sabe cómo son las vueltas de la vida”. El pianista que tocó junto a María José Demare, Raúl Lavié y Chiqui Pereyra, fue arreglador y director del espectáculo que Rubén Juárez llevó de gira por Europa en dos años consecutivos. El ciclo está organizado por Osvaldo Lichtenzveig, músico y director de la Big Band de Neuquén, con el objetivo de propiciar espacios donde difundir el jazz y permitir al público un acercamiento genuino a los grandes compositores del jazz del mundo. Los conciertos se realizarán durante todo el mes, con invitados espaciales. “Nos dimos cuenta que existía efectivamente un demanda, un público ansioso de escuchar buena música y sobre todo buen jazz”, comentó Lichtenzveig.


Comentarios


Enrique Nicolás vuelve a su primer amor: el jazz