EPAS, el talón de Aquiles de Quiroga

En 1999 propuso municipalizar el servicio. En el 2012 quiso un contrato de concesión. No se llegó a un acuerdo por quién ponía el dinero para nuevas obras.



#

En 2012 los secretario Bermúdez y Palladino llevaron un borrador a la presidencia del EPAS. Los atendieron en mesa de entrada. (Foto: gentileza )

El presidente del EPAS, Mauro Millán, informó que el contrato de concesión con el municipio está “a la firma” del intendente Horacio Quiroga, y que si el jefe comunal no concluye con el trámite “es porque no le interesa tener la relación” que se consensuó en la comisión técnica.

“No se anima a asumir la responsabilidad, porque cada vez que está consensuado, encuentra una excusa y corre el arco; pero el contrato lo tiene para la firma”, dijo Millán a “Río Negro”.

El cruce se encuadra en la creciente pelea que hay entre provincia y municipio, acentuada tras el último resultado electoral.

En diciembre de 2011 el Concejo Deliberante aprobó, mediante la ordenanza 12395, el marco regulatorio del servicio de agua y saneamiento de la ciudad e Neuquén. Esto permite al municipio, si se llega a firmar el contrato de concesión, multar al EPAS por cortes del suministro o roturas de caños.

Para organizar los términos del contrato de concesión se trabajó en una comisión integrada por funcionarios de la comuna y personal directivo y técnico del EPAS que concluyó con un modelo de convenio que, según Millán, tiene “lo que ellos querían”.

El secretario de Hacienda de la comuna, José Luis Artaza, replicó que el intendente Horacio Quiroga no está de acuerdo con que ATE integre el directorio de la entidad, y dijo a “Río Negro” que si se modifica este aspecto, la comuna está dispuesta a cerrar un acuerdo sobre la base de lo que se avanzó.

La versión del municipio fue confirmada por Millán que dijo: “el intendente no quiere que el EPAS tenga en su directorio con un representante de los trabajadores, y esto es parte constitutivo del ente por ley de creación; esto es innegociable y es interno del EPAS, es sólo una excusa”. Indicó que la comuna como poder concedente sólo “nos debe convocar a la firma” luego de haber pulido el contrato de concesión.

El acuerdo alcanzado le asigna al EPAS el rol de prestador de los servicios de agua y cloacas para la ciudad, y se fijó un régimen tarifario además de uno de multas, anexos con el plan de mejoras y expansión, entre otras variables de calidad para el servicio.

En opinión de Millán, “el municipio, como poder concedente, no quiere responsabilizarse del servicio, no le interesa tener una relación con el EPAS, del resto de los servicio se responsabiliza pero no del más básico que es el de agua y saneamiento; siempre busca excusas y corre el arco”, criticó.

El directivo de la empresa recordó que primero Quiroga quería el EPAS pero sin la gente, luego dijo que el contrato no estaba acordado, y ahora “que está consensuado encuentra la excusa del director obrero”.

El contrato de concesión fue elaborado por una comisión que integraron funcionarios de la municipalidad y de la empresa provincial

En el 2011, el Concejo Deliberante aprobó el marco regulatorio para el servicio de agua y saneamiento de la ciudad. Esto permite aplicar sanciones.

Datos

El contrato de concesión fue elaborado por una comisión que integraron funcionarios de la municipalidad y de la empresa provincial
En el 2011, el Concejo Deliberante aprobó el marco regulatorio para el servicio de agua y saneamiento de la ciudad. Esto permite aplicar sanciones.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento, EPAS fue siempre una espina clavada para el intendente Horacio Quiroga. En sus cuatro gestiones al frente del municipio, hubo dos intentos por transformar y regularizar el organismo provincial para mejorar la prestación del servicio. En ninguna de las dos ocasiones provincia y municipio lograron ponerse de acuerdo y el punto de no coincidencia siempre fue quien se hace cargo de realizar inversiones en la red de agua y saneamiento.

En diciembre de 1999 al asumir su primer período, Quiroga reveló sus intenciones de municipalizar el EPAS, cuestión que fue aceptada por el entonces gobernador Jorge Sobisch. Cinco días después se formalizó un acuerdo político que abría las puertas para comenzar a delinear una convenció de transferencia.

Se hablaba de transferir la unidad operativa de Neuquén al municipio y la provincia se quedaba con la prestación en el resto de la provincia. El intendencia propuso que se transforme en un organismo autárquico, descentralizado y con presupuesto propio.

En esa reuniones iniciales se comenzó a hablar de las inversiones que se requerían para mejorar el servicio. Se necesitaban en 1999 50 millones de pesos. “Deberemos ponernos de acuerdo para hacer frente juntos a las inversiones porque desde luego no van a salir del presupuesto municipal”, decía Quiroga por entonces. El debate duró un par de meses y luego se freezó.

Doce años después, en su tercer mandato Quiroga reflota la idea de “regularizar” el EPAS y propone la firma de un contrato de concesión, porque ya se contaba con un marco regulatorio que expresaba responsabilidades y derechos de las partes involucradas en la prestación del servicio. El cruce entre el ex gobernador Jorge Sapag y el intendente Horacio Quiroga fue duro, polémico y mediático. Ambos se mostraron de acuerdo en darle un marco legal al organismo provincial. Pero, pese a las sucesivas reuniones no se lograba estampar las firmas en un papel. El problema volvieron a ser las inversiones. Ya para entonces el monto necesario para mejorar las redes era de aproximadamente 90 millones y nadie que quisiera aportarlos.

El borrador del contrato sigue en los escritorios juntando polvo.

Los recursos

Derechos y obligaciones

En diciembre de 2011 el Concejo Deliberante aprobó mediante la ordenanza 12395 el marco regulatorio del servicio de agua y saneamiento de la ciudad e Neuquén.

Esto permite al municipio, si se firma un contrato de concesión, multar al EPAS por cortes del suministro o roturas de caños.

El organismo puede colocar medidores de agua para luego cobrar cobrarle a los vecinos el consumo mensual.

Datos

600
millones de pesos es aproximadamente el presupuesto que se le asigna al organismo provincial.

Temas

Neuquén

Comentarios


A la concesión entre el EPAS y el municipio de Neuquén le falta una firma