Escándalo en la Magistratura: alertan sobre un "dilema ético"

El abogado Marcelo Medrano advirtió que los futuros concursantes tendrán que optar entre "ser dignos o ganar el concurso". Y dijo que una persona entrenada puede lograr que la seleccionen para el cargo.



El Consejo de la Magistratura de Neuquén en pleno, durante una de sus reuniones.

El Consejo de la Magistratura de Neuquén en pleno, durante una de sus reuniones.

El abogado de los derechos humanos Marcelo Medrano advirtió que “los próximos postulantes que se presenten en el Consejo de la Magistratura enfrentarán un dilema ético y político: ser dignos o ganar el concurso. Una persona que sepa llevar un interrogatorio puede ser seleccionado y alguien con convicciones, ser dejado de lado”.

Agregó que en el seno del Consejo “hay una disputa política. La mayoría de los integrantes tienen una mirada disciplinadora, de orden, y si los que tienen ideas más progresistas, de defensa de los derechos humanos, no entienden esta lógica, seguirán haciéndoles preguntas acertadas a los concursantes, pero los que definirán con sus notas quién será juez o no, seguirán siendo los otros”.

Medrano habló con “Río Negro” a propósito del escándalo que se produjo con el concurso para elegir un juez de Familia, que fue impugnado por dos participantes. Las preguntas de los consejeros Claudio Domínguez (MPN) y Marcelo Inaudi (NCN Pro) en la entrevista personal giraron en torno al comportamiento que adoptarían los candidatos ante un conflicto docente o un corte de ruta. Los puntajes que otorgaron, sumados a los de Sergio Gallia (MPN) y Evaldo Moya (TSJ) dieron vuelta el orden de mérito y consagraron ganador a Jorge Sepúlveda, un funcionario judicial que venía segundo.

Medrano fue asesor durante la convención constituyente que incorporó el Consejo de la Magistratura a la Constitución Provincial, y también durante la discusión de la ley que regula su funcionamiento. Además asesora a organismos de derechos humanos en causas por delitos de lesa humanidad.

Entrevistado por este diario, opinó que “cuando Inaudi o Domínguez preguntan (a los candidatos) sobre cómo actuarían en un corte de ruta, el resto de los consejeros, si es que tienen otra visión, no pueden seguir haciendo preguntas sobre la perspectiva de género o los honorarios, porque ellos dos están planteando una disputa política. Es una discusión que hay que transparentar. Los representantes de la Legislatura le pueden poner 20 puntos al candidato que eligieron y 14 puntos al que no les gusta y ya saldaron la discusión, y en la entrevista personal que los demás pregunten lo que quieran, sobre género o sobre honorarios", ironizó. "Eso hay que tenerlo claro”.

Abogado Marcelo Medrano.

“En una entrevista es necesario evaluar condiciones técnicas y conocimiento profundo del campo donde se va a actuar”, agregó. “El sentido común es a veces un paraguas demagógico. ¿Qué significa sentido común? Esa escala entre conocer las preocupaciones populares, que además son sectoriales, y nivel técnico y humano para definir es muy complejo. Yo no lo dejaría librado a personas que supuestamente saben qué necesita la gente y no pueden distinguir el rol de la policía, de una subsecretaría de Trabajo, de un conflicto laboral y de un juez de Familia”.

Medrano señaló que “ya está clara la postura a futuro. Los próximos concursantes enfrentan un gran dilema etico y político: ser dignos o ganar el concurso. Una persona que sepa llevar un interrogatorio puede ser seleccionado y alguien con convicciones, ser dejado de lado”.

"Basta con saber qué decirle a cada consejero. Responder correctamente preguntas de género, ser conservador con las preguntas de los representantes de la Legislatura, y pasar con un puntaje decente el examen técnico. Con eso alcanza", dijo también en tono irónico.

En términos similares se había pronunciado el presidente del Colegio de Abogados, Walter Pinuer, también entrevistado por "Río Negro": “Nos llamaron la atención las preguntas que formularon los consejeros en las entrevistas personales, querían que los candidatos dijeran lo que ellos querían oír”.

Medrano remarcó que “el Consejo es sumamente caro y actúa con muchísima discrecionalidad. No se toma dimensión de que selecciona personas que deciden las situaciones más emblemáticas en términos de derechos, y que en una entrevista de media hora elige a alguien que va a estar 40 años en el cargo resolviendo la vida de generaciones de gente que acudan a ellos”.

Concluyó que "los neuquinos tenemos que discutir una nueva forma de seleccionar jueces y funcionarios judiciales".


Comentarios


Escándalo en la Magistratura: alertan sobre un "dilema ético"