Especuladores miran el mercado inmobiliario





AP

NUEVA YORK (DPA).- El hundimiento del sector inmobiliario en Estados Unidos precipitó la crisis en todo el mundo. Los precios siguen por el suelo y no está claro cuándo se producirá una recuperación, pero eso no impide a Wall Street seguir haciendo negocios. Nada menos que el gigante de inversiones Goldman Sachs -uno de los pocos que salió beneficiado del ‘crash’ inmobiliario- está promoviendo entre grandes inversores un nuevo fondo que apuesta por la recuperación del mercado de vivienda. A él se suman varios de los administradores de fondos hedge que en su día especularon de forma más agresiva a favor del colapso. No está claro que la apuesta vaya a salirles bien, porque casi cinco años después del derrumbe, el mercado inmobiliario estadounidense continúa como un paciente en shock cuya capacidad de volver en sí es dudosa. Los más recientes datos estadísticos ofrecen una imagen difusa: en medio de la leve recuperación económica, el sector inmobiliario parece empezar a estabilizarse al igual que el empleo, pero no se puede hablar en absoluto de un auténtico despegue. Desde la época de mayor auge en 2006 los precios de la vivienda han caído más de un 30 por ciento, incluso en 2011 siguieron a la baja, con un cuatro por ciento. Los propietarios de casas siguen además bajo presión. El año pasado no se pagaron préstamos por valor de más de 150.000 millones de dólares (114.000 millones de euros) y más de diez millones de personas deben más de lo que vale ahora su casa. Frente a ello, las “atractivas posibilidades de inversión” con las que Goldman publicita su fondo “U.S. Housing Recovery” no suenan del todo convincentes. Antes de que estallara la burbuja inmobiliaria en 2007, Goldman apostó a lo grande por una bajada de los precios, con lo que ganó mucho dinero. Los críticos acusaron al banco de haber hecho sin embargo las ganancias a costa de sus clientes.

El sector inmobiliario, el talón de Aquiles de la economía norteamericana.


Comentarios


Especuladores miran el mercado inmobiliario