Evaluarán la factibilidad del proyecto geotérmico Domuyo

La provincia de Neuquén comenzó la búsqueda de empresas para estudiar un proyecto renovable en el norte de la provincia. Estiman arrancar con las primeras tareas en noviembre.





La iniciativa renovable está a 35 kilómetros al norte de la localidad de Varvarco.

La iniciativa renovable está a 35 kilómetros al norte de la localidad de Varvarco.

En paralelo a los desarrollos de Vaca Muerta, Neuquén continúa con la apuesta a las energías renovables y ahora se prepara para comenzar a darle forma al proyecto geotérmico Domuyo. Con una potencialidad de hasta 90 MW y una inversión estimada de US$ 300 millones, el proyecto podría conectarse al sistema interconectado nacional o al chileno.

Ubicado a 35 kilómetros al norte de la localidad de Varvarco el proyecto se encuentra prefactibilizado, se le realizaron estudios geológicos que permitieron la identificación de tres sitios de perforación. La profundidad del reservorio está aproximadamente entre 800 y 1000 metros bajo tierra.

Desde la Agencia de Inversiones de Neuquén (ADI-NQN) confirmaron que el proyecto despertó el interés de referentes internacionales de la industria. Si bien no revelaron el nombre de las firmas interesadas por un preacuerdo firmado, una de ellas cuenta con un portfolio de 1000 MW desarrollados en varios países equivalentes a US$ 3000 millones aproximadamente.

En números

90 MW
es la capacidad máxima que estiman podría tener el desarrollo geotérmico Domuyo en el norte de la provincia.

En diálogo con Energía On, el presidente de la Agencia de Inversiones, José Brillo, detalló que la empresa seleccionada que llevaría adelante el proyecto en caso de ser factible tendría a cargo el permiso de exploración con opción a explotación. “Esto se haría a partir del 1 de noviembre”, precisó Brillo.

El objetivo es que Domuyo sea un proyecto privado, no de la provincia. Sería con financiamiento de las empresas, bancos y organismos internacionales que trabajen en conjunto con la empresa que sea seleccionada.

En números

US$ 300
millones es la inversión que podría demandar la totalidad del proyecto. Sería con inversión privada.

El titular de la agencia aseguró también que ya se realizaron reuniones y presentaciones sobre el proyecto con los municipios de Varvarco, Las Ovejas y Andacollo y que el lugar donde se llevaría adelante el desarrollo no registra actividades de centros termales ni de sky.

Brillo también destacó que desde la agencia se comenzó a trabajar para ofrecer otras microcentrales hidroeléctricas del norte neuquino mientras se desarrolla a la licitación de Nahueve. Se trata de los proyectos Multipropósito de Colo Michi Có de 38,4 MW, Los Guiones de 24,3 MW y Butalón Norte de 26,9 MW, que en total equivalen a 89,6 MW.

Estamos en contacto con las principales empresas geotérmicas del mundo que se han mostrado interesadas”.

José Brillo es el Presidente ADI-NQN.

Los primeros dos tienen el proyecto ejecutivo listo para licitar, mientras que al de Butalón Norte le falta el estudio de factibilización. Estos proyectos del norte más Domuyo sumarían una capacidad total cercana a los 200 MW.

“El norte neuquino puede ser un epicentro importante de energías renovables junto a las tres microcentrales hidroeléctricas que acompañarían a Nahueve”, indicó Brillo.

En total el norte de la provincia de Neuquén concentra siete proyectos renovables de los cuales cuatro son hidroeléctricos, dos son geotérmicos y el último es un desarrollo fotovoltaico.

Copahue: el otro proyecto de subsuelo en Neuquén que
no pudo ser

Antes del proyecto de Domuyo, la provincia de Neuquén aceleró otro desarrollo geotérmico de menor escala, pero se vio envuelto en una trama judicial ambientalista y se frenó en 2010 y nuevamente en 2011.

Si bien el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén (TSJ) declaró inadmisibles los recursos judiciales presentados contra el proyecto, y la empresa canadiense adjudicataria Geothermal One tuvo vía libre para avanzar, luego de un sostenido incumplimiento de las inversiones el proyecto finalmente quedó en la nada.

Los argumentos que presentó la firma fueron “problemas externos” principalmente vinculados al acceso del financiamiento que antes de los conflictos estaban asegurados.

El antecedente más cercano de intentar reflotar Copahue, que ya tiene todos los estudios realizados y una capacidad de 30 MW, fue con las rondas licitatorias del programa RenovAr. La agencia estaba lista para licitarlo, pero por un pedido del gobernador Omar Gutiérrez, se suspendió “hasta que estén dadas las condiciones” para desarrollarlo.

La suspensión responde a un pedido de las comunidades aledañas al proyecto que se manifestaron en contra. Ahora las energías están puestas en el proyecto Domuyo, pero no se descarta en un futuro darle una nueva oportunidad a Copahue.


Comentarios


Evaluarán la factibilidad del proyecto geotérmico Domuyo