ExxonMobil apuesta fuerte al midstream en la cuenca

La compañía construirá un oledocuto de 55 kilómetros en su bloque La Invernada - Bajo del Choique. Está en la etapa final de ingeniería y se estima que estará listo el año que viene. La firma tiene el 21% de las acciones de Oleoductos del Valle.



La obra está contemplada dentro del proyecto de desarrollo masivo que anunciaron la semana pasada.

La obra está contemplada dentro del proyecto de desarrollo masivo que anunciaron la semana pasada.

En noviembre del año pasado ExxonMobil se metió en el mercado del transporte de petróleo de la Cuenca Neuquina cuando le compró el 90,9% de la participación de Pampa Energía en Oleoductos del Valle (Oldelval) y se hizo con el 21% de las acciones. Ahora planea construir un nuevo oleoducto de 55 kilómetros con una capacidad máxima de transporte de 155.000 barriles, algo así como 24.643 metros cúbicos y se unirá con la red troncal de Oldelval.

El anuncio lo hizo la semana pasada y está dentro del proyecto que diseñó la firma para ejecutar el desarrollo masivo del bloque La Invernada – Bajo del Choique.

Actualmente el oleoducto está en la etapa final de ingeniería y esperamos tenerlo listo para el próximo año”, le dijo el Lead Country Manager de ExxonMobil, Daniel De Nigris a “Energía On”.

Oleoductos del Valle transporta casi el 70% de la producción de la cuenca y opera más de 1.700 kilómetros de ductos entre Neuquén, Río Negro y La Pampa y Buenos Aires. Precisamente, la capacidad máxima que tiene Oldelval hoy está cerca de los 26.000 m3 de petróleo por día, y en el 2020, una vez que termine las obras de ampliación que están en ejecución, su capacidad ascenderá a 36.000 m3/d.

En números

24.643
metros cúbicos es la capacidad máxima de transporte que tendrá el nuevo oleoducto de la compañía.

En total son siete las empresas accionistas de la red troncal de oleoductos. En primer lugar, se ubica YPF con el 37% de las acciones, le sigue Exxon con el 21% luego Chevron, la otra norteamericana que tiene un área en Vaca Muerta, con el 14%. Pluspetrol y Pan American Energy ambas cuentan con 11,9% de las acciones, y el 100% lo completan Pampa Energía y Tecpetrol, ambas con 2,1% cada una.

Si bien la red de ductos de Oldelval está cerca de 2.000 kilómetros y es incomparable con los 55 kilómetros que piensa cubrir la norteamericana con el nuevo caño, la obra tiene como objetivo no solo transportar la producción futura del bloque La Invernada – Bajo del Choique, sino también la de las áreas aledañas.

Es muy importante quitar todos los cuellos de botella para exportar a través de Bahía Blanca o Chile con el ducto existente”.

Daniel De Nigris Lead Country Manager de ExxonMobil.

En números

u$s 2.000
es el monto de inversión que destinará la empresa para su primer desarrollo masivo en Vaca Muerta.

Además de Exxon, YPF, Chevron, Equinor, Total y Shell son algunas de las compañías que tienen activos cerca. A la cuenta posiblemente se sume Tecpetrol que está en trámite para obtener la concesión no convencional en el área Los Toldos II Este.

“Dentro de nuestro programa para el desarrollo, pensamos que para fin del año que viene vamos a estar en una producción de 20.000 barriles, la limitante que hoy tenemos es el oleoducto, pero una vez que esté en marcha, es un ducto que va a permitir un desarrollo de toda la zona sur de Rincón de los Sauces”, subrayó De Nigris.

En números

6.000
barriles equivalentes por día es la producción que planean alcanzar antes de fin de año.

La primera etapa del desarrollo masivo del bloque planean ejecutarlo en el período de cinco años. Además del ducto planean perforar 90 pozos de entre 3.000 y 3.500 metros de rama lateral. “Vamos a hacer una planta de producción de petróleo, con una capacidad de procesar entre 40.000 y 60.000 barriles por día”, indicó De Nigris.

La apuesta al midstream de la empresa tiene que ver con que es la única empresa que encaró un desarrollo masivo de petróleo en la formación sin ser una compañía que está localmente integrada con la refinación de crudo y comercialización de combustibles, por lo que, una vez abastecido el mercado interno, la exportación será el principal destino de su producción.

Con la misma receta del norte se preparan para exportar petróleo

En 2016 la petrolera estadounidense comenzó el plan piloto en La Invernada - Bajo del Choique y hasta la fecha realizó 6 pozos de los cuales 3 están en producción y 3 están por pasar a activos.
Hoy son los dueños del pozo más largo de la formación con 3.345 metros de rama lateral.

“Los resultados son muy positivos desde el punto de vista de productividad. Hemos logrado extender un poco la curva de aprendizaje. Todo lo que es diseño de pozos, todo lo que es vertical y horizontal, el diseño de las fracturas, su intensidad, estamos haciendo exactamente lo mismo que hacemos en el norte”, aseguró Daniel De Nigris.

Si bien el Lead Country Manager confirmó que la velocidad del desarrollo masivo dependerá principalmente de las condiciones de infraestructura, estiman que para el 2022 las exportaciones serán una realidad.

“En función de los volúmenes acumulados, creo que se puede llegar rápidamente a la necesidad de exportar. Si uno ve los volúmenes anunciados, ya hay exportaciones de alguna manera, va a depender también de lo que las refinerías puedan incorporar, pero es muy probable que en dos o tres años empecemos a ver las posibilidades o las necesidades de tener abierto ese camino de exportación”, cerró.


Comentarios


ExxonMobil apuesta fuerte al midstream en la cuenca