Fácil



Bahía Blanca

En el programa radial “El destape”, el ministro de Educación de la Nación Nicolás Trotta, comentando los hechos de violencia en Villa Gesell, afirmó que la ley de Educación Sexual Integral (ESI) “es la herramienta principal para combatir la violencia machista”. “La ESI se vincula a una política de respeto al otro y que permita combatir esos comportamientos de violencia machista y cuestionarlos, y eso lo tendremos que hacer en el marco de la escuela”. “Hay que erradicar la violencia machista”…


¿El ministro realmente cree que la ESI es la herramienta principal para combatir la violencia machista? ¿Tan simple es el problema? ¿En este tema no tendrán algún tipo de incidencia las enseñanzas familiares, las leyes penales, las instituciones de seguridad, la instrucción cívica, la ética pública, los mandamientos religiosos?


La escuela solo puede dar información, cuya efectividad estará condicionada por la fuerza de los argumentos y la capacidad de persuasión del docente, el ambiente moral que se respire en la casa y en la sociedad y la posición que cada uno tome libremente.


La afirmación del ministro se apoya en una falsedad doctrinaria según la cual cuando alguien recibe una adecuada información sobre cómo deberían ser las cosas no tendría otra alternativa que aceptarla y llevarla a la práctica. Pero las cosas no son así, porque nadie renuncia al libre albedrío, y sabiendo lo que se debe hacer puede perfectamente hacer lo contrario, ya que las conductas no son el resultado de impulsos deterministas emanados de la información recibida.


El Ministerio de Educación debería estar en manos de indiscutidos especialistas con exclusión de cualquier política partidaria, esta sería una forma de evitar declaraciones poco sensatas en temas complejos.


Humberto Guglielmin
DNI 10.401.180


Comentarios


Fácil