Faltan medicamentos por trabas

Para equilibrar el déficit de las compras y las ventas al exterior, la Secretaría de Comercio Interior estableció trabas para las adquisiciones, lo que provocó dificultades en el abastecimiento.

#

buscan equilibrar déficit de la balanza comercial

Miguel Ángel Fuks

miguelangelfuks@yahoo.com.ar

Como sucedió a mediados del 2011, cuando el gobierno nacional restringió las importaciones, últimamente se comprobó en el país la falta de medicamentos. Para equilibrar el déficit de la balanza comercial, la Secretaría de Comercio Interior estableció trabas para las compras en el exterior, lo que provocó problemas para el abastecimiento.

Más allá de los altibajos del año pasado, desde diciembre pasado aumentaron los faltantes debido a que muchos principios activos y medicamentos se traen desde afuera del país. Además, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) obligó a efectuar nuevos trámites obligatorios desde el 1 del actual, como las presentaciones de las declaraciones juradas anticipadas (DJA), que se agregaron a las medidas resueltas por la Secretaría de Comercio Exterior de la Nación. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) adhirió, desde el 9 del actual, al régimen de las DJA.

Farmacéuticos y consumidores se quejaron por la falta de medicamentos no sólo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sino también en el interior, aunque los laboratorios negaron desabastecimientos, en principio, y aseguraron que sus entregas eran “normales”.

Los laboratorios estarían entregando “los volúmenes habituales; el problema está en la cadena de distribución”, señalaron en la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme), que representa a los extranjeros.

En la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (Cooperala), que agrupa a los pequeños y medianos (pymes) de capitales argentinos, coincidieron en que no hubo faltantes y que entregaron el promedio histórico semanal a todas las droguerías y sin incrementar los precios.

En el Centro Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa) aseguraron que los suministros fueron los habituales y sin aumentos. Advirtieron que estaba quebrada la cadena de pagos y que las obras sociales (OS) no les abonaban a las farmacias, por lo cual muchas dejaron de atender a los afiliados.

La Confederación Farmacéutica Argentina (Cofa), la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias y la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de la Argentina explicaron que los atrasos en los pagos de las OS, en especial el PAMI, “traerían como consecuencia un desabastecimiento a los consumidores en general”. Las OS recién cumplieron con las farmacias a los 120 días, en tanto éstas debían hacerlo con las droguerías al mes, ya que de lo contrario no les entregaban los medicamentos.

En la Dirección de Registro y Fiscalización del Ministerio de Salud de la Nación, a su vez, intentaron convencer a la gente de que tienen stocks asegurados hasta fines de marzo.

Con los trámites que exige la AFIP, autorizan o no las importaciones. Sin embargo empezaron a notarse determinados faltantes, al principio de ciertas presentaciones y después de casi todas, mientras era evidente que disminuían los stocks.

En las farmacias y las droguerías no se arriesgaron a precisar cuándo sería factible obtenerlas.

Entre los medicamentos que no se consiguen figuran: “Agiolax”, “Alpertan”, “Asotrex”, “Bactrim Forte”, “Buscapina N”, “Cervilane”, “Ciloxadex”, “Cuadriderm”, “CVP”, “Dalacin”, “Ecotrin”, “Kemial”, “Lanico”, “Fumigan”, “Monotrín”, “Nimotop”, “Pantomicina”, “Reliverán”, “Repaglinida”, “Rivotril”, “Xenical” y “Zarator”.

desde antibióticos a antidepresivos

Según el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (Safyb), las demoras en las entregas abarcaban desde antibióticos hasta antidepresivos, en su mayoría de laboratorios internacionales, los cuales en ciertos casos tercerizan las producciones a través de otros nacionales. Por eso la entidad envió a sus asociados una lista de alternativas para sustituirlos o que ofrezcan otras opciones terapéuticas.

No fue la primera vez que se demoraron los ingresos de principios activos y de medicamentos. A principios del 2011, Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior y mandamás del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y la recientemente constituida Secretaría de Comercio Exterior, creó una comisión para fomentar las exportaciones y equilibrar la balanza comercial del sector.

Pese a que el comercio exterior creció entre el 2003 y el 2010, su saldo siguió siendo deficitario. Con una producción local que se expandió en dicho lapso el 159%, las ventas al extranjero de los productos terminados aumentaron prácticamente en idéntica proporción y las importaciones el 229%. Estas últimas de acuerdo con lo que admitió el Ministerio de Industria erosionaron las bases del desarrollo sectorial, que es el abastecimiento del mercado local. Como consecuencia, el desequilibrio de la cadena trepó al 160% y alcanzó los 1.327 millones de dólares. Semejante situación influyó para que a mediados del año pasado el gobierno nacional limitara ciertos ingresos.

Las trabas que rigen desde el 1 de febrero son parte de un plan para equilibrar la balanza comercial y ya acentuaron los problemas de abastecimiento de medicamentos, insumos y equipos importados. Fundamentalmente, existen problemas para las importaciones de principios activos que no se producen en el país.

Meses antes de las restricciones para importar ya escaseaban los medicamentos por las trabas aduaneras. La Secretaría de Comercio Interior extendió en mayo del año pasado la limitación de entrada de productos a las filiales locales de los internacionales GlaxoSmithKline, Novo Nordisk y Biotoscana, que tienen equivalentes de producciones locales, motivo por el cual parecía que no existían riesgos de desabastecimientos. Estas limitaciones surgieron días después de la reunión de mantuvo el secretario Moreno con entidades representativas de los intereses de los laboratorios, a los que exigió que presentaran planes de negocios para alcanzar intercambios equilibrados entre importaciones y exportaciones. Entonces trascendió que la industria tuvo en el 2010 un saldo negativo de 850 millones de dólares, debido a que las compras al exterior representarían 1.500 millones y las ventas afuera del país 650 millones.


Comentarios


Faltan medicamentos por trabas