Femicidio en Tricao Malal: “Empieza a amenazarme, que me va a pegar y matar”

La declaración es parte de la denuncia de Celeste Saavedra, la primera víctima de femicidio que hubo en la provincia este año. Intervenciones y preguntas.

“Lo que me tiene preocupada son sus cambios de humor los cuales empieza a gritarme, a amenazarme, que me va a pegar y matar y que nuestro hijo va a estar mejor con su abuelo y no con nosotros, esta situación me tiene por demás preocupada y asustada” (sic). La declaración forma parte de la denuncia que radicó Celeste Saavedra, de 29 años, en la comisaría 37ª de Tricao Malal contra Oscar Retamal, de quien recientemente se había separado. La hizo el 11 de diciembre de 2019, a las 0:21.

Exactamente 45 días después de esta presentación de madrugada Retamal, de 36 años, la mató y se suicidó. Celeste se convirtió en la primera víctima de femicidio de la provincia en lo que va del año. En 2019 hubo tres. En 2018 la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema ubicó a Neuquén dentro del lote de las provincias con tasas más elevadas de crímenes de género: hubo seis.

Hasta 2010 en Tricao Malal vivían 712 personas. Hoy llegan a 1.300 aproximadamente. La localidad está envuelta por la Cordillera del Viento, el corpulento cordón montañoso del norte neuquino. Detrás, una cortina de nubes esponjosas indican que en algún sitio llueve o lloverá. No aquí, donde abunda la sequía. “Use el agua justa, ni más ni menos”, es la advertencia que se asoma en un cartel, a poco de ingresar al pueblo. Los arroyos están bajitos y prácticamente el camino que surcan es una huella seca. Desde la escuela primaria 34, donde Retamal trabajaba como auxiliar de servicio, se ve el Cerro Negro.

El Cerro Negro se ve desde la escuela. Foto Florencia Salto.

El miércoles 5 de febrero, a las 16:39, las gallinas corren por los juegos de la plaza San Martín. Enfrente está el hospital rural. Allí hay una reunión de la red interinstitucional de Tricao junto a referentes del equipo de Las Ovejas, que fueron clave en el proceso de duelo colectivo tras el asesinato público de Carina y Valentina Apablaza, en febrero de 2018.

“Desde el día que se produjo el femicidio de Celeste, como comunidad y como hospital estamos totalmente afectados, destruidos. Anímicamente es muy difícil. En el hospital somos 49 personas, el 80% es gente de acá, que son familiares de los dos”, explicó Daniel Bommicino, director del establecimiento.

Intervenciones

¿Que intervenciones se realizaron a partir de que Celeste efectuó la denuncia? El 11 de diciembre la jueza de Paz de Tricao Malal ordenó la prohibición de acercamiento de Retamal y rondines policiales. Al día siguiente la joven solicitó el levantamiento de las medidas: se mantuvieron. En los casos de violencia por razones de género es común que la víctima desista de continuar con el proceso.

Cuando la causa llegó el 13 de diciembre a Chos Malal el juez civil, Carlos Choco, que fue suspendido por un jurado de enjuiciamiento por su accionar tras el doble femicidio de Las Ovejas, extendió el plazo de las medidas y corrió vista a la fiscalía para que investigue las amenazas. En el único momento que suspendió la restricción de acercamiento fue para que pudieran asistir al acto escolar del hijo de ambos.

El informe psicosocial de la Oficina de Violencia, fechado el 30 de noviembre, consideró que se trató de “un episodio aislado de violencia psicológica” propio de un “conflicto” en el contexto de una separación. Evaluó la situación como de “bajo riesgo”. El viernes 24 de enero de 2020 se hizo el último control de las medidas. El lunes 27 encontraron los cuerpos de ambos a unos 15 kilómetros, en el puente de Aquihueco.

Chos Malal es la ciudad cabecera de la Quinta Circunscripción judicial. Tricao Malal está a 50 kilómetros, por camino de ripio. El colectivo va y viene dos veces al día: por la mañana y por la tarde.

El edificio del Poder Judicial fue inaugurado en 2013 y concentra oficinas del fuero civil y penal. Hay un banco hecho de tronco y pintado de rojo a la sombra con el lema: “En memoria de las víctimas de femicidios, travesticidios y transfemicidios”. En la primera puerta de esta pequeña ciudad judicial dos afiches dan la bienvenida: uno sobre mitos y realidades del suicidio, y otro sobre cómo ayudar y dónde recurrir.

“La causa penal no tiene imputados porque una de las causales de extinción de la acción penal es la muerte del imputado. De cualquier manera la idea es agregar todas las pericias faltantes y tratar de reconstruir el hecho de la mejor manera posible para poder informarle a la familia de Celeste qué fue lo que pasó y en la medida de lo posible por qué pasó lo que pasó”, respondió el fiscal jefe, Fernando Fuentes, con el legajo en mano.

A Choco también se lo consultó. A las 14:02, el personal lo excusó: “El doctor está en una audiencia”.

Las personas que conocieron a Celeste compartieron su foto y la recordaron en la red social Facebook. Foto: Gentileza

Preguntas

“Las mujeres siguen en peligro, no se sienten protegidas por el Poder Judicial”, remarcaron Mónica Pardo y Aída Alarcón, integrantes de la Colectiva Las Peludas de Chos Malal, que viajaron recientemente a acompañar a la comunidad de Tricao (ver aparte).

Surgen preguntas: ¿las intervenciones fueron oportunas y de calidad?, ¿es eficiente aplicar la misma medida de protección en una población de 1.000 personas que en un sitio de 50.000?, ¿qué falló?

Quienes conocieron a Celeste compartieron su foto en Facebook y la recordaron, entre otras cosas, como una gran jugadora de vóley.

En Tricao hay un mural sobre violencia machista en una de las paredes de la biblioteca popular que hicieron estudiantes secundarios. Aparece el rostro de un varón tapándole la boca a una mujer. “Ni golpes que duelan, ni palabras que hieran” es la primera frase en letras negras que contornea los rostros. Entre las firmas de los autores se mezclan otras dos: “nunca es tu culpa, nunca lo provocaste” y “la violencia termina cuando la educación empieza”.

Hay un mural sobre violencia machista en la biblioteca popular. Foto: Florencia Salto

A las 17:17 ya no hay silencio en la localidad. Los loros barranqueros, típicos de la zona, se posan en bandada sobre el tendido de luz. Coronan su territorio.

En números

1.300
personas se estima que viven en Tricao Malal. En 2010, según el censo de ese año, eran 712. Es un municipio de tercera categoría, con intendente y Concejo.
10
de marzo de 1910 fue su fundación. Tricao Malal es una palabra de origen mapuche que significa “corral de loros”.

100
millones de pesos es lo que le asignará en 2020 la provincia a la localidad en concepto de coparticipación municipal, según el presupuesto.

“Estamos muy afectados y haciendo una revisión”

El hospital de Tricao Malal es de referencia para toda la zona, e incluye Chapua, Los Menucos, Aquihueco, Cajón del Curí Leuvú, y Cancha Huinganco.

“Estamos muy afectados porque no es un suicidio, no es que murió en un accidente. Obviamente cuando muere cualquier persona hay un luto en el pueblo, pero esto al ser un femicidio, que estamos acostumbrados a verlo en la tele, en Buenos Aires, bueno cada vez está más cerca. Estas cosas vienen pasando, uno las va viendo, pero cuando te toca acá viste, como que estamos muy atravesados por eso, por el dolor”, afirmó Daniel Bommicino, director del establecimiento.

Los integrantes de la red interinstitucional de la localidad se reunieron con el equipo de Las Ovejas, entre ellos Georgina Terranova que era directora del hospital de aquella localidad cuando ocurrió el doble femicidio y hoy es jefa de la zona sanitaria III. “Se está haciendo la revisión de los protocolos que están. Cada institución sabe lo que tiene que hacer, muchas veces se hacen e igual no llegamos al mejor resultado”, indicó la profesional. Y agregó: “También contamos con el apoyo del ministerio de Ciudadanía que está interviniendo y colaborando en toda la articulación comunitaria. La institución, de la cual esta comunidad depende, ahora está muy afectada y dañada, y está bueno el aporte de otros para ayudar a levantarnos”.

Bommicino destacó el respaldo y la experiencia de Terranova. Manifestó: “Estamos tratando de involucrar a otras instituciones, por ahí a veces estamos un poco desarticulados o no está la conciencia completa del machismo como eje de todos los femicidios, y en este caso culpable del suicidio. Porque el tipo que mata, mata en base a todo esto: a preconceptos, a esta forma en la que nos criaron. Creo que es el germen que hay que sacar de cada uno de nosotros.”

“Subsiste el concepto de que es una cuestión de pareja”

La colectiva Las Peludas de Chos Malal nació luego del 3 de junio de 2015, tras las marchas en todo el país contra los femicidios, bajo la consigna “Ni Una Menos”. Sus integrantes, en su mayoría docentes, acompañan a las mujeres que atraviesan situaciones de violencia machista.

Mónica Pardo y Aída Alarcón, que participan de la organización, recordaron que hubo un intento de femicidio en Tricao Malal antes del asesinato público de Carina y Valentina Apablaza. La víctima sobrevivió y el agresor se suicidó.

“Las mujeres piden asesoramiento pero, además, piden estar con alguien al momento de la denuncia”, planteó Aída. Mónica sostuvo que “hay una matriz cultural, social, machista, muy arraigada donde todavía subsiste el concepto de que es una cuestión de pareja, privada, no se concibe como un problema social”.

El hecho de que tanto Lorenzo Muñoz (autor del doble femicidio de Las Ovejas), como Oscar Retamal, hayan sido auxiliares de servicio obliga a poner la lupa en las escuelas. “El sistema educativo va por un lado con la ESI e intenta que la jornada “Educar en Igualdad de Violencia de Género” la implementemos las docentes hacia nuestros estudiantes, pero no así hacia la comunidad educativa. Ahí me parece que debería irrumpir la jornada, hacia el adentro, y la ley Micaela la tenemos que bajar también en esos espacios”, señaló Mónica.

Los cuerpos fueron encontrados en inmediaciones al puente de Aquihueco, a 15 kilómetros aproximadamente de Tricao Malal.

Cronología

*11 de diciembre de 2019: Celeste denuncia en la comisaría a Retamal por amenazas. La jueza de Paz dispone la prohibición de acercamiento y rondines.

*12 de diciembre de 2019: La joven solicita el levantamiento de las medidas. Se mantienen.

*30 de diciembre de 2019: El gabinete interdisciplinario de la OV evalúa que el riesgo es bajo.

*24 de enero de 2020: Se realiza el control de las medidas. Tres días después Retamal comete el femicidio y se suicida.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora