Financian gasto público con $1.500 millones de los recursos previsionales

El Tesoro dispuso dos emisiones de letras con vencimiento en septiembre y diciembre, a un 14,59% nominal anual. Es por las restricciones en el acceso al crédito. Se confirma que la estatización de las AFJP obedeció a un problema "de caja". Temen que se transforme en una práctica constante.



La Tesorería General de la Nación dispuso la emisión de Letras del Tesoro por 1.500 millones de pesos que serán suscriptas en forma directa por parte de la Administración Nacional de la Seguridad Social, ANSeS.

Se trata de dos emisiones a partir del 1 de abril, una por 500 millones con vencimiento el 28 de setiembre próximo (180 días), y otra por 1.000 millones, el 28 de diciembre del corriente año (271 días). En los dos casos, estas letras pagaran una tasa de interés de 14,5951 por ciento nominal anual y la amortización será íntegramente a su vencimiento.

Las emisiones referidas fueron dispuestas mediante las disposiciones 21 y 22/2009, publicadas hoy en el Boletín Oficial, y serán negociables en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y en Bolsas y Mercados de Valores del país.

Asimismo, y en cuanto a la titularidad de las dos Letras, se emitirán sendos certificados de depósito en la Central de Registro y Liquidación de Pasivos Públicos y Financieros del Banco Central de la República Argentina.

La suscripción de este tipo títulos por parte de organismos del Estado es la principal fuente del financiamiento del Gobierno nacional, dadas las restricciones en materia de acceso al crédito que afronta el país.

Operaciones de similar perfil ya se realizaron con otras dependencia como por ejemplo la Loteria Nacional o el PAMI. Durante 2008 la "suscripción directa" de bonos argentinos también se realizó por unos 5 mil millones de dólares con la República de Venezuela, circuito crediticio que también se ha cerrado.

Por otra parte, esta operación confirma, aunque más no sea en forma colateral, que la estatización del sistema de jubilaciones y pensiones obedeció a un problema netamente de necesidades "de caja" por parte del Gobierno nacional.

Desde la aprobación de la eliminación de las AFJP la ANSeS recibe unos 1.000 millones de pesos adicionales mensualmente, que a su vez ahora comenzaron a ser remitidos hacia el Estado nacional a cambio de bonos.

El temor de analistas y economistas es que esta sangría se transforme en una práctica constante poniendo en riesgo la financiación del nuevo sistema de jubilación estatal, perjudicando a los futuros pasivos. Al respecto, hoy se conoció el primer fallo juducial que juzgó inconstitucional la estatización del sistema de AFJP.

No obstante, cabe reiterar que esta fuente de recursos es la única que tiene a mano el Estado para cerrar sus cuentas y sería consistente hasta el año 2010, ya que luego se tornaría insuficiente, según distintos cálculos de consultoras económicas.

Desde la secretaría de Finanzas aseguran que la Argentina no tendrá ningún inconveniente en honrar sus obligaciones de deuda pública durante 2009, pero no se aventuran a realizar cálculos para los próximos períodos.

La situación financiera de la Argentina es complicada ya que por el momento no tiene ninguna posibilidad de buscar fondos en el exterior ni de acceder a préstamos por parte del FMI. La falta de un acuerdo con los holdouts, la inconclusa renegociación con el Club de París y la irregular situación en el INDEC son las trabas que enfrenta el país para conseguir dinero fuera del mercado doméstico.

Este escenario es lo que alimenta las versiones de que el Gobierno estaría estudiando una reprogramación de los vencimientos de BODEN 2012, que tiene un fuerte vencimiento en agosto, o la emisión de un título que sería colocado entre institucines bancarias locales.

Agencia DyN


Comentarios


Financian gasto público con $1.500 millones de los recursos previsionales