Fiscal pide el desafuero y detención de Menem por la “pista siria”

Argumentan que se desvió la investigación para proteger a un ciudadano de ese país. También reclaman que se capture a Munir Menem, Anzorreguy y Galeano, entre otros.



A poco de cumplirse 14 años del atentado a la AMIA, la Fiscalía pidió ayer la detención del ex presidente Carlos Menem en la causa del encubrimiento, por supuestamente intentar “proteger” a un sirio oriundo de su mismo lugar de origen, Alberto Jacinto Kanoore Edul, y ordenar a policías, espías e investigadores judiciales que concretaran un plan que más tarde resultó ser la “pista bonaerense”.

La decisión de ayer pone de nuevo en nuevo en el foco de atención a “la pista siria”, línea de trabajo sobre la que “Río Negro” realizó una exhaustiva investigación en la que se demostró que existía una relación entre Siria, Menem y los atentados.

Ayer la Fiscalía reclamó al juez federal Ariel Lijo no sólo la detención -previo desafuero- del senador Menem, sino también la de su hermano Munir, de los entonces jefes de la SIDE Hugo Anzorreguy y Juan Carlos Anchezar, del ex comisario de la Policía Federal Jorge “Fino” Palacios y del ex juez de la causa Juan José Galeano.

No obstante, el fiscal Alberto Nisman, a cargo de la Unidad Fiscal Especial, no acusó con esta presentación a Kanoore Edul de su eventual responsabilidad en el ataque a la AMIA en el expediente principal por el esclarecimiento del atentado, que instruye Rodolfo Canicoba Corral.

El pedido se concretó justo cuando el subdirector del FBI, John Pistole, viajó a la Argentina y se reunió con la comunidad judía.

La resolución está en manos del juez Lijo que, por ahora, no dispondría ninguna detención.

El sirio Kanoore Edul, cuya familia era de la misma zona que la de Menem, fue uno de los principales sospechosos en la investigación del atentado a la AMIA desde un primer momento, porque se descubrió que habría intentado comprar la Renault Trafic que estaba en manos del reducidor de autos Carlos Telleldín. En una de sus agendas aparecieron los nombres de muchos iraníes y sirios vinculados con el caso, y también se descubrió que tendría contactos con uno de los policías detenidos en la causa y con Alejandro Monjo, el dueño de la agencia de autos que también está imputado en la causa. Pero el ex juez Galeano dijo que no encontró pruebas para acusar a Edul y le dictó la falta de mérito el mismo día del año 2000 que elevó a juicio oral la investigación contra un grupo de policías y reducidores de autos que habrían participado en la entrega de la camioneta.

“En los primeros tiempos de la investigación -dijo el fiscal Nisman en su dictamen- existió una orden expresa que fue debidamente acatada de no investigar a la familia de Alberto Kanoore Edul, de protegerla y proveerle impunidad”. “Esa orden -enfatizó- emanó directamente de la cabeza del Poder Ejecutivo Nacional de entonces, y las razones para semejante directiva deben buscarse en la relación de los Kanoore Edul con la familia presidencial”. Fue así, añadió, que el entonces juez Galeano, el ex jefe de la SIDE Anzorreguy y su segundo y un alto jefe de la Policía Federal llevaron “esa directiva a la práctica de una manera tan efectiva que terminaron boicoteando una de las principales líneas de investigación sobre la conexión local”.

Nisman escribió así las primeras líneas de un dictamen de 116 carillas que le fue presentado a Lijo, que investiga el encubrimiento de la causa AMIA y ahora deberá evaluar si pide el desafuero del senador Menem y su su detención para indagatoria.

En el dictamen se aseguró que “la investigación iniciada contra Alberto Jacinto Kanoore Edul fue abruptamente contenida en sus albores”.

Añadió que “ahora se sabe que personas muy vinculadas al poder político” se interesaron por esa pista “paralizando inmediatamente la investigación”, “frenando diligencias ordenadas y destruyendo las evidencias que se habían colectado e intentado borrar todos los rastros de aquella destrucción”. (DyN)


Comentarios


Fiscal pide el desafuero y detención de Menem por la "pista siria"