Frágiles controles



Al detectar la comisión legislativa estas irregularidades también desnudó -otra vez- la debilidad e inoperancia de los organismos de control. Las evidencias más contundentes son los propios dichos de sus responsables ante los diputados, a saber:

•Fiscalía de Estado: El dictamen del contrato con la Energy no tiene ninguna observación. Todo se concluyó en un día y sólo consiste en un párrafo de aval. En la comisión, el entonces Fiscal adjunto, Eduardo Martirena justificó esa celeridad en un pedido personal de Jouliá. Martirena tampoco vio el estudio técnico de la consultora CIS (que costo 240 mil pesos). Contó que cerró su análisis con la explicación de Jouliá, gestor y negociador de la operación.

•Contaduría General: Convalidó la operación realizada -sin observaciones- pero no logró acceder a la documentación y rendición de cuenta por los 700 mil pesos descontados a la venta de regalías pactada en 8 millones. Sólo habría logrado información de “esos gastos” por una nota del propio Jouliá.

•Tribunal de Cuentas: Tampoco se conoce -hasta ahora- ningún cuestionamiento de parte de ese organismo de control.

• DPA. Objetó lo desventajoso del mondo de la venta en 8 millones. Estimó que debería costar 15,6 millones. (AV)


Comentarios


Frágiles controles