Francia llega a las urnas con récord de indecisos

El socialista Hollande se afianza, pero preocupan las abstenciones.



1
#

2
#

AP

Hay pesimismo, pero Sarkozy apuesta al cambio de humor del electorado.

Hollande prometió rendir cuentas a los franceses cada seis meses.

PARÍS (AFP).- Los candidatos a la elección presidencial francesa, empezando por el presidente Nicolas Sarkozy, redoblan esfuerzos para tratar de convencer a los electores indecisos, más numerosos que lo habitual en esta campaña cuando faltan dos días para la primera vuelta del escrutinio.

Los sondeos de intenciones de voto otorgan una ventaja al candidato socialista François Hollande, nunca vista en 40 años en una elección presidencial francesa, pero rara vez el electorado se mostró tan poco seguro de su decisión.

Según una encuesta del instituto OpinionWay Fiducial, un elector de cada cuatro, es decir entre 6 y 8 millones de franceses, todavía no ha decidido por quién votará en la primera vuelta de la presidencial el domingo próximo.

Los electores de Sarkozy y de Hollande se dicen mayoritariamente seguros de su decisión, pero buena parte de los del candidato de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, los del centrista François Bayrou y los de la ecologista Eva Joly declaran que todavía pueden cambiar de opinión.

Esa reserva de votos hace soñar al equipo de campaña de Sarkozy, para quien se multiplican los sondeos negativos.

Consciente de que es sistemáticamente dado perdedor en la segunda vuelta del 6 de mayo, el presidente y candidato de la derecha se aferra a la esperanza de quedar en cabeza en la primera vuelta para lanzar una segunda campaña electoral tras ella y vencer a Hollande.

“Los propios encuestadores dicen que no vieron nunca una campaña tan incierta a tan poco tiempo de los comicios”, recalcó la portavoz de Sarkozy, Nathalie Kosciusko-Morizet. “La proporción de electores que declaran que pueden cambiar de opinión es sumamente alta”, agregó en declaraciones al diario Direct Matin.

Otro tema de preocupación para los candidatos es la abstención. Según el instituto OpinionWay, podría alcanzar 26%, cuando fue de 16% en la primera vuelta de la presidencial de 2007.

El récord de abstención para este tipo de elección se registró en 2002, cuando fue de 28,40%. En la época, la gran sorpresa fue Jean-Marie Le Pen, candidato del Frente Nacional (extrema derecha), que pasó a la segunda vuelta relegando al candidato socialista.


Comentarios


Francia llega a las urnas con récord de indecisos