Fundamentalismo antidarwiniano en Estados Unidos

Una manera de concluir el siglo XX: el Consejo de Educación de Kansas decidió excluir la teoría darwiniana de los programas oficiales de enseñanza. La decisión fue tomada con las artimañas características de los burócratas: la materia puede ser objeto de estudio, pero no de examen.

Es el último episodio de una persistente resistencia contrailustrada iniciada en 1925, con la sanción de una disposición legal de Tennessee que prohibía enseñar que "el hombre desciende un orden de animales inferiores".

El creacionismo logró prosperar en una sociedad como la estadounidense, que en su gran mayoría profesa alguna de las múltiples versiones del protestantismo, atadas a la letra de la Biblia. Recientes encuestas indican que el 44% de los norteamericanos cree en el relato literal del Génesis y un 40% restante admite la realidad de la evolución, pero la consideran guiada por la mano del Señor...

Para tener una idea de la envergadura de esta franja social (llamada el America"s Bible Belt) basta observar las promesas electorales deliberadamente ambiguas de los últimos comicios. Bush, por ejemplo, afirmaba que "las distintas teorías acerca del origen del planeta deben explicarse en la escuela". Gore, supuestamente más liberal, se pronunciaba por "apoyar la enseñanza de la evolución en la escuela pública", dejando que "la enseñanza del creacionismo sea potestad de cada localidad".

El marketing electoral no hace otra cosa que rendir tributo al estado de conciencia de la sociedad. Sólo un 37% es partidario de enseñar únicamente el evolucionismo, un 46% está en favor de la instrucción de ambos relatos y un 16% es decididamente creacionista y antievolucionista.

Resulta inquietante que en la primera potencia planetaria existan resistencias tan fuertes a una obra (El origen de las especies) publicada 140 años atrás.

Más aún si tenemos en cuenta que es un movimiento en expansión: el evolucionismo fue excluido de los programas didácticos de Alabama, Louisiana, Nebraska y Nuevo México. A este selecto grupo de estados recientemente se agregó Kansas.


Comentarios


Fundamentalismo antidarwiniano en Estados Unidos